Vídeo: Telemadrid | Foto: Telemadrid

Vecinos de Arganda, amenazados por los okupas, denuncian más intentos de okupación

Continúan las caceroladas en Arganda para expulsar a los okupas de tres pisos de urbanización. Los vecinos denuncian que esta Semana Santa tres familias han okupado las viviendas nuevas, prácticamente sin estrenar, enganchándose a la luz y el agua, y manipulando los contadores del gas. Los intentos de ocupación continúan y tienen miedo. Aseguran que han sido incluso amenazados de muerte por los okupas.

Buenos Días Madrid ha estado hablando con un de las vecinas afectadas quien nos confirma que hay ya tres pisos okupados, una vivienda en la letra B y dos en la letra A de la urbanización.

Denuncia que "este pasado sábado intentaron entrar en otra vivienda con gente dentro", aunque al ver que estaba ocupada se marcharon. "Los están intentando constantemente", dice.

Los okupas de Arganda frente a las caceroladas de los vecinos: “Se van a cansar porque no me voy a la calle”
Los okupas de Arganda frente a las caceroladas de los vecinos: “Se van a cansar porque no me voy a la calle”
Los okupas de Arganda frente a las caceroladas de los vecinos: “Se van a cansar porque no me voy a la calle”

Los okupas de Arganda frente a las caceroladas de los vecinos: “Se van a cansar porque no me voy a la calle”

"Los vecinos tenemos terror; hay gente mayor viviendo sola, gente con niños y nos da miedo que puedan hacer algo. Ya tenemos amenazas, nos fotografían, nos graban con video", comenta para "pedir ayuda" a alguien que pueda acabar con esta situación, en la que ya ha "habido varios enfrentamientos con actitudes violentas".

Una situación dicen que les ha cambiado su día a día, obligándoles a "estar organizados y pasar el mayor tiempo posible en casa" y "estar pendiente de la puerta". Un vecino, incluso dice que "he tenido que dejar de convivir con mi pareja porque no tengo confianza" ante el temor de "encontrame con la puerta marcada" para avisar de que la vivienda se encuentra vacía y pueda ser ocupada.

Las viviendas pertenecen a una inmobiliaria que se las compró a una constructora que quebró. se trata de una urbanización nuevas, con viviendas de protección oficial y precio libre, que cuentan con zonas comunes, con parque infantil e incluso dos piscinas.

Los vecinos avisan que no descansarán hasta que se marchen y están realizando caceroladas para forzar su marcha. Este lunes por la tarde ha sido la última.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Arganda del Rey