Porque la ciencia también es cosa de mujeres...#NoMoreMatildas

  • La Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas lanza esta iniciativa para motivar a nuestras hijas a estudiar carreras científicas
  • "Los méritos de muchos descubrimientos científicos hechos por mujeres han sido usurpados por sus compañeros compañeros de trabajo o sus propios maridos"

¿Te imaginas qué habría pasado si Einstein hubiera nacido mujer? Pues que probablemente, hoy no sabríamos quién es Einstein. Y es que apenas hay un 7,6% de referentes femeninos en los libros de texto de la ESO y en las aulas de las carreras científicas, según datos de la UNESCO , tan sólo hay un 28% de mujeres. Por eso y para cambiar esta situación surge el movimiento #NoMoreMatildas en honor a Matilda Joslyn Gage, activista de los derechos de las mujeres.

La Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AIMT) lanza esta iniciativa para combatir los estereotipos motivados por la falta de mujeres relevantes en la ciencia y propone meterlas en los libros de texto. Carmen Fenoll es presidente de esta Asociación y nos cuenta en Buenos Días Madrid el cómo y el por qué de esta campaña mediática: "Los méritos de muchos descubrimientos científicos hechos por mujeres han sido usurpados por sus compañeros compañeros de trabajo o sus propios maridos que son los que a la postre han pasado a la historia"

El fenómeno, que se conoce como Efecto Matilda en honor a Matilda Joslyn Gabe, la primera activista en denunciarlo, señala la insjusticia que ha ignorado, de forma sistetmática, los hallazgos de brillantes científicas a lo largo de la historia.

La campaña #NoMoreMatildas quiere recuperar estas figuras, llevándolas a los libros de texto para que despierten con su ejemplo, sus hallazgos y aportaciones, la vocación científica de todas esas niñas a las que hasta hoy, se ha hecho pensar que la ciencia era cosa de hombres.

Con esta idea, AMIT tiene como objetivo conseguir una mayor presencia de científicas en los libros de texto escolares, tanto en Primaria como en la ESO y Bachillerato, desde la convicción de que, como referentes, estas mujeres serán un estímulo para despertar en las niñas una vocación científica y contrarrestar los estereotipos: "Es muy importante para nuestras niñas tener referentes para que puedan sentirse atraídas por determinadas carreras científicas", nos cuenta Carmen.

Aunque hoy en día, según la presidenta de AMIT, la situación no es tan flagrante como en el siglo pasado, sigue habiendo discriminación: "Las cartas de recomendación que se hacen de muchas mujeres son bastante diferentes a las que se hacen de hombres".

Las cartas de recomendación que se hacen de muchas mujeres son bastante diferentes a las que se hacen de hombres

Barbara McClintock, bióloga estadounidense que descubrió lo que en genétia se conoce como los 'genes saltarines'; Rosalind Franklin (UK), una química que con ayuda de rayos X obtuvo una imagen en la que se desvelaba, por primera vez, la estructura del ADN; o el caso más cercano para los españoles, el de la bioquímica Margarita Salas, que investigó durante casi toda su carrera un virus y descubrió una molécula de este virus que tiene muchas aplicaciones en medicina, biotecnología y hasta en criminología. Una de esas aplicaciones son, por ejemplo, las PCR que permiten saber si alguien está infectado por el coronavirus. Son algunos de los muchos casos de mujeres que han hecho grandes aportaciones a la ciencia y que en muchos casos han pasado desapercibidas o casi en el anonimato.

Mejores Momentos

Programas Completos