Ivana Portolés: "El artista no puede parar, algunos se plantean acabar como cajero de un supermercado"

  • Hablamos con la propietaria de la sala Cardamomo, emblema del flamenco en Madrid que acaba de reabrir sus puertas tras cerrar por la pandemia

La sala Cardamomo, centro emblemático del flamenco en Madrid en el número 15 de la calle Echegaray, ha reabierto sus puertas después de más de un año cerrada por la pandemia. Es el primero de los tablaos en ponerse en marcha después de esta etapa tan dificil a la que algunos no han sobrevivido. Con 27 años de historia en un momento en el que el turismo es escaso, su reto es atraer a un nuevo público con artistas muy destacados del flamenco.

El Tablao flamenco 'El Cardamomo’ reabre sus puertas en Madrid
El Tablao flamenco 'El Cardamomo’ reabre sus puertas en Madrid
El Tablao flamenco 'El Cardamomo’ reabre sus puertas en Madrid

El Tablao flamenco 'El Cardamomo’ reabre sus puertas en Madrid

"Teníamos la obligación moral de volver a dar trabajo a nuestros bailaores. Los artistas no pueden parar y tienen que seguir dando rienda suelta a su virtuosismo. De lo contrario nos arriesgamos a que algunos de ellos dejen su arte y acaban de cajeros en un supermercado". Son las palabras de Ivana Portolés, propietaria de la sala.

El Teatro Flamenco de Madrid, el Café Ziryab, La Cueva de Lola, o el Corral de la Morería -que acaba de reabrir-, son algunas de las salas de flamenco que siguen luchando por permanecer abiertas en la capital.

Cardamomo es un tablao flamenco para todos los públicos -ideal para acudir también con niños- para sentir y disfrutar de la pasión del verdadero arte flamenco. La sala es además un espacio libre de humos con la única intención de cautivar y desbordar con arte flamenco al espectador donde cada día encuentra un espectáculo diferente donde los músicos, guiados por su impulso artístico, buscan nuevas vías por las que sorprender al público.

Mejores Momentos

Programas Completos