Madrid pide a Delegación del Gobierno un “plan de choque” contra las plantaciones de droga en la Cañada Real

  • David Pérez, consejero de Vivienda: "El problema de La Cañada es que es un poblado en que todo es ilegal" 
  • "La empresa eléctrica se ha comprometido a paliar el problema de los apagones y reforzar sus equipos" 
Operación policial en la Cañada Real
Operación policial en la Cañada Real |REDACCION

El asentamiento de la Cañada Real se sitúa en el foco de la actualidad de este martes. Mientras se ha desarrollado durante toda la mañana una macrooperación policial contra la venta de cocaína y heroína, desde la Comunidad de Madrid se pide a la Delegación del Gobierno un "plan de choque" que termine con las plantaciones de marihuana, causantes de los frecuentes cortes de luz que sufren los vecinos desde hace meses.

Macrooperación policial contra venta de cocaína y heroína en la Cañada Real
Macrooperación policial contra venta de cocaína y heroína en la Cañada Real
Macrooperación policial contra venta de cocaína y heroína en la Cañada Real

Macrooperación policial contra venta de cocaína y heroína en la Cañada Real

En 120 Minutos el consejero de Vivienda, David Pérez, pide al Delegado del Gobierno, José Manuel Franco, una actuación contundente para acabar con los problemas de un asentamiento en el que residen más de 7.000 personas, creado hace más de 60 años.

"Cada administración tiene su responsabilidad"

Sostiene Pérez que desde el Ayuntamiento de la capital y la Comunidad de Madrid se trabaja en un plan para realojar a 150 familias basado en un plan a medio y largo plazo para dar una solución a los problemas del asentamiento. Pero insiste en que "cada administración tiene su responsabilidad" y es la Delegación del Gobierno la que tiene que iniciar las actuaciones policiales.

Asegura el consejero de Vivienda que la empresa eléctrica encargada del suministro en la zona se ha comprometido, en la medida de lo posible, a paliar los problemas de corte de luz denunciados en los últimos meses por los vecinos y provocados, según todos los indicios, por los enganches eléctricos ilegales de las plantaciones de marihuana.