El río Jarama, amenazado por las aguas fecales de los PAUs de Madrid

  • Varios grupos ecologistas denuncian vertidos de millones de toallitas y aguas fecales en este cauce
  • Se trata de espacios protegidos de la Red Natura 2000 y no descartan recurrir a la Fiscalía
El río Jarama, amenazado por las aguas fecales de los PAUs de Madrid
Vegetación del cauce del Jarama cubierta de toallitas y otros desperdicios |ECOLOGISTAS

El río Jarama, aseguran los ecologistas, se convierte periódicamente en una cloaca a cielo abierto por los vertidos intermitentes de gran cantidad de aguas fecales, toallitas y otros materiales a través de los arroyos de Valdebebas, La Vega y otros puntos.

Las organizaciones ecologistas ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción y GRAMA llevan años denunciando los hechos ante la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), el Canal de Isabel II y la Consejería de Medio Ambientes.

Puntos de vertidos en el río Jarama / ECOLOGISTAS
Puntos de vertidos en el río Jarama |ECOLOGISTAS

El problema de los PAUs

"Desde los nuevos desarrollos urbanísticos del norte de la ciudad de Madrid se vierten al arroyo de Valdebebas grandes cantidades de residuos que van a parar al río Jarama. Se trata de materiales sólidos y aguas sin tratar que las depuradoras derivan en episodios de fuertes lluvias", explican.

Algo parecido sucede desde Alcobendas y San Sebastián de los Reyes a través del arroyo de La Vega. Ambos cauces desaguan en el Jarama a la altura de Paracuellos del Jarama. Aquí se acumulan millones de toallitas que cuelgan de los árboles a alturas de hasta 5 metros.

Entornos protegidos

Los tramos afectados del Jarama forman parte de la Red Natura 2000 y del Parque Regional del Sureste. Aguas que se emplean además para el riego agrícola en numerosas parcelas del valle bajo del Jarama.

Las asociaciones denunciantes afirman que estos vertidos vulneran la Ley de Aguas y la Directiva Marco de Aguas o la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. "Ninguna administración competente interviene frente a estos hechos a pesar de las reiteradas denuncias interpuestas", afirman.

Recurso a la Fiscalía

Las organizaciones ecologistas creen que la solución consiste en construir tanques de tormentas que retengan los vertidos en los episodios de lluvias torrenciales.

Se van a presentar denuncias ante la Comunidad de Madrid, la CHT y el Canal de Isabel II. Y no descartan recurrir a la Fiscalía "por delitos contra el medio ambiente o la inhibición frente a un grave problema sanitario".

Se da la circunstancia de que los cauces que vierten en el Jarama están incluidos en el Proyecto Arco Verde, cuyas obras visitó la consejera de Medio Ambiente el pasado 7 de noviembre.