Almeida no se plantea liderar el PP de Madrid y señala que "no corresponde ahora"

Almeida no se plantea liderar el PP de Madrid y señala que "no corresponde ahora"
José Luis Martínez Almeida

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, no se ha planteado liderar el PP de Madrid, cuya presidencia ostenta Pío García Escudero desde 2018, pues a su juicio no "corresponde ahora".

"No me veía de alcalde como para verme de líder del PP de Madrid y, por tanto, es algo que no me he planteado. No corresponde ahora y con Pío García Escudero tenemos un muy buen presidente", señala el regidor madrileño en una entrevista con El Independiente publicada este domingo.

El PP atraviesa una situación de relativa interinidad desde que, en 2018, Cristina Cifuentes dimitió de sus cargos a raíz del 'Caso Máster' y Génova designó a Pío García Escudero como presidente del partido hasta el próximo congreso, previsto en 2021 y que según apuntaron a Efe fuentes del PP no está previsto adelantar.

Martínez-Almeida, que ha pasado a ser uno de los rostros visibles del PP, señala asimismo que "una grandísima parte de votantes de Vox" lo fueron del PP y aboga por convencerles de "volver a un proyecto en el que confiaron, que es identificable, sólido y reconocible, el de(Pablo)Casado", aunque, recalca, con su propio discurso y no con el de Vox o Cs.

Además apuesta por unir al centro-derecha porque de lo contrario habrá "gobiernos de izquierda para mucho tiempo", aunque admite que la suma es "muy difícil" en el caso de Vox debido a "los planteamientos políticos que tienen en estos momentos".

Martínez-Almeida mantiene, según asegura, una "buena relación" con la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso porque "la adversidad une mucho y, salvo Casado, nadie se jugaba una peseta a que una fuera presidenta y otro alcalde".

También resta importancia a los choques con Ciudadanos en su Gobierno de coalición, en concreto a la que mantienen con el libre paso de los coches con pegatina C y más de un ocupante al centro, a su juicio una "controversia" que "ni siquiera es determinante y no tiene una influencia decisiva" en su plan antipolución.