'Alpaca Real', la concepción pura del flamenco de los 80 de Carlos de Jacoba

'Alpaca Real', la concepción pura del flamenco de los 80 de  Carlos de Jacoba
'Alpaca Real', la concepción pura del flamenco de los 80 de Carlos de Jacoba |Archivo

De Jacoba ha sacado este año Alpaca Real, su último álbum, del que el propio artista ha explicado que “la alpaca implica nobleza y sobre esta se sustenta la realeza”, un disco animado por una concepción pura del flamenco al tiempo que, alimentado por un cierto sonido, que retrocede a los años 80 los productores de este disco son: Jesús de Rosario y Diego Amador.

En el que acompañado por músicos de la talla de Diego El Cigala, Estrella Morente o Carles Benavent, nos muestra toda su madurez.

La presentación del videoclip “Gitana y Morena” dedicado a su hija es una continuación del desarrollo de esta gran obra del flamenco, podremos ver la actuación de este maestro de la guitarra en vivo y en directo.

Influencias de Camarón y Paco de Lucía

Carlos de Jacoba es un músico, guitarrista y compositor flamenco nacido en la localidad granadina de Motril, en el seno de una familia gitana. En su toque confluyen la tradición, el conocimiento y la pasión del toque más gitano, con la modernidad, frescura y romanticismo, fruto de las influencias de los grandes maestros Camarón y Paco de Lucía.

Su primer contrato le llega con 16 años, realizando una pequeña gira por Holanda, junto a otros músicos de Motril. Poco tiempo después la familia se traslada a la ciudad de Algeciras (Cádiz). Será entonces cuando su inquietud artística le lleve hasta Madrid, donde ni la elegancia de su guitarra ni su personalidad pasan desapercibida, introduciéndose en el ambiente flamenco más vanguardista, al entrar en contacto con músicos como el Piraña, el Paquete o Juan Antonio Salazar.

Etapa de madurez

Será a partir de entonces cuando Carlos de Jacoba, comience a ser reclamado por las figuras más importantes del panorama flamenco tales como Diego el Cigala, a quien acompañará en la gira del disco “Picasso en mis ojos”; Estrella Morente o Duquende, entre otros. Lo mismo puede decirse del acompañamiento al baile, trabajando con bailaores de la talla de Antonio Canales o Farruquito.

Su madurez le lleva en 2014 a producir el primer disco de su hermano David de Jacoba (cantaor durante los últimos años del maestro Paco de Lucía). “Jubileo” será reconocido como el mejor álbum revelación de cante flamenco de ese año.

Buscador empedernido de nuevos horizontes sonoros, Carlos de Jacoba se considera un flamenco desobediente, que busca no tanto romper moldes sino crear el suyo propio. Esto le lleva a dejarse seducir por otras músicas como son el jazz o el tango, colaborando con artistas de reconocido prestigio internacional tales como Larry Coryell, Alain Pérez, Jerry González o Bobby Mcferrin.

En 2018 es elegido por el músico y compositor Diego Amador para formar parte del espectáculo “Camarón, sueños de un niño eterno”. Este será un momento vital en su vida artística y personal, estableciendo una relación muy estrecha con el pianista sevillano, así como con el guitarrista madrileño Jesús de Rosario. Ambos músicos ejercerán una notable influencia sobre la evolución musical y artística de Carlos de Jacoba, que se verá plasmada en su primer trabajo discográfico lanzado al año siguiente.