Los candidatos en las elecciones del #4M, no sin mi iPhone

  • Los candidatos a las #EleccionesMadrid del #4M utilizan sobre todo el iPhone en sus redes sociales 
iPhone
iPhone |DOMINIO PÚBLICO

Si Steve Jobs levantara la cabeza, estaría muy orgulloso de los candidatos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Y el director Comercial de Apple también. Todos utilizan principalmente el iPhone para nutrir de contenido sus redes sociales. Todos.

Cierto es que Instagram nació para la pantalla de un iPhone y esta es la razón tras la forma ‘cuadrada’ de sus imágenes que así se adaptaban mejor a la pantalla del móvil (al menos hasta la llegada de TikTok que popularizó el formato vertical “alargado”). Y eso cuando ya nos habíamos acostumbrado al formato ‘rectangular’ impuesto por los nuevos modos de ver televisión.

En todo caso, Instagram manda mucho y aunque ya todo está disponible también para Android, el iPhone resulta más versátil para la labor de “social media” de los candidatos. Apañado que es. Y caro.

Eso sí, los candidatos tampoco le dan la espalda a Android o a cualquier otro sistema para compartir una publicación en redes sociales, que no es cuestión de desperdiciar medios.

¿Vídeos o fotos?

A estas alturas no hace falta explicarles nada al respecto y todos los candidatos, y sus equipos, conocen de sobra el poder de las imágenes, sobre todo si están en movimiento, aunque a veces nada tiene más poder que un momento congelado en el tiempo. ¿Qué utilizan más para difundir su mensaje en las redes sociales?

El perfil de Ángel Gabilondo es muy de foto-cartel y vídeo promocional del partido. Y pocos subtítulos. Sus publicaciones suelen incluir mucha información, muchos datos. Es el que menos usa el iPhone, pero también lo utiliza.

Aunque también comparte vídeos, como todos los demás, los perfiles de Gabilondo contienen más fotos que imágenes en movimiento en todas sus redes sociales.

Isabel Díaz Ayuso es la que más tiempo lleva en Twitter (se unió en mayo del 2010, un mes antes que Pablo Iglesias). Todas sus redes sociales tienen muchas fotografías, y no sólo en Instagram, que después de todo nació para ello.

Isabel Díaz Ayuso ha subido a Facebook más de 1.500 fotos lo que supera, en mucho, la cifra de los demás candidatos. En Instagram el perfil de Ayuso tiene en este momento 1.661 publicaciones frente a las 351 de Gabilondo, las 143 de Edmundo Bal, las 220 de Mónica García, las 680 de Rocío Monasterio y las 687 de Pablo Iglesias.

De todos los candidatos, el de Ciudadanos es el que menos se mueve en redes sociales y el que menos tiempo lleva en ellas (no tuvo, por ejemplo, perfil en Twitter hasta el año 2019). Pero esto no impide que sea también fiel al iPhone. El dispositivo de Apple está muy presente en las publicaciones de Edmundo Bal.

Edmundo Bal comparte en Instagram sobre todo fotos, los vídeos los deja para Twitter y Facebook, redes sociales que utiliza más.

Aunque comparte muchas publicaciones desde Android, Mónica García tira mucho de iPhone, sobre todo para publicaciones rápidas.

Mónica García suele publicar muchas fotos pero, en general, en sus redes sociales es más de vídeos. La candidata de Más Madrid es muy fiel al uso de plantillas para anunciar sus actos e intervenciones.

Rocío Monasterio es de las que más uso le dan al iPhone. Es difícil encontrar en sus redes, sobre todo en Twitter, publicaciones que no se hayan compartido con el dispositivo de Apple.

La candidata de Vox es muy activa en redes sociales y publica fotografías y vídeos por igual en todas ellas.

Pablo Iglesias conoce muy bien el poder de una única fotografía y en muchas ocasiones sigue fielmente el lema “una imagen vale más que mil palabras”. Prefiere pocas fotos, pero contundentes, a álbumes repletos. Publica muchos vídeos en todas sus redes sociales y en ellos suele incluir subtitulados, lo que permite que su mensaje llegue al usuario aunque éste tenga el teléfono, el ordenador o la tablet, en silencio. Muy útil.

Foto o vídeo, el candidato de Unidas Podemos suele dar más importancia a la imagen que al texto, hasta el punto que muchas veces prescinde de éste por completo.