Marchas vecinales en Alcalá y Vallecas por la gestión de la basura de los municipios del Este

Marchas vecinales en Alcalá y Vallecas por la gestión de la basura de los municipios del Este

El cierre del vertedero de Alcalá en diciembre y el posible envío de la basura de 31 municipios del este de forma temporal a Valdemingómez han motivado este domingo dos protestas contrapuestas, una en Alcalá por el cierre definitivo y otra de los barrios cercanos al vertedero madrileño que rechazan recibir más residuos.

Por una parte, los vecinos de Alcalá de Henares y Villalbilla se han manifestado por “el cierre inmediato del vertedero” de la Mancomunidad del Este en Alcalá, y denuncian las “continuas promesas incumplidas” y la “falta de información acerca de su sellado y descontaminación”.

La manifestación, que partió a las 12 horas tanto de Alcalá como de Villalbilla, estuvo convocada por la Plataforma Vecinal de Alcalá Vertedero No, la Plataforma Vecinal de Villalbilla, la plataforma No Macrovertedero, SÍ Residuos Cero y la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Alcalá de Henares (FCAVAH).

Los convocantes reclaman “la prohibición de acceso inmediata de más residuos y basuras”, que aún siguen llegando al complejo como parte de los trabajos de nivelación del terreno.

Por su parte, las asociaciones vecinales PAU del Ensanche de Vallecas, Unión-UVA de Vallecas y Colmena de Santa Eugenia también se han manifestado este mediodía contra el posible traslado de los residuos del vertedero de Alcalá a Valdemingómez, en la capital.

"Hoy volvemos a protestar contra la llegada de basura del Henares al vertedero de Valdemingómez. No podemos permitir que nos traigan más de 200.000 toneladas de residuos. Nuestro barrio no se puede convertir en el vertedero de la Comunidad. Seguimos diciendo alto y claro: No más basura", afirman estos vecinos madrileños.

El vertedero de Alcalá de Henares finalizó el 13 de octubre su vida útil, pero los 31 municipios de la Mancomunidad no han encontrado todavía una salida para las 200.000 toneladas de basura anuales de estas localidades, dado que la futura planta de Loeches no abrirá hasta 2020.

A mediados de octubre la Mancomunidad solicitó al Ayuntamiento de Madrid el vertido temporal de los residuos en el vertedero de Valdemingómez a cambio de una tasa y de la posibilidad de que los residuos sean trasladados a Loeches una vez esté la planta en funcionamiento.

El Ayuntamiento de la capital ha rechazado, en una votación en el pleno municipal, acoger en Valdemingómez las basuras de la Mancomunidad del Este, con los votos de PSOE, Más Madrid y Ciudadanos y la abstención de PP.