Un último abrazo en el Río Bravo que remueve conciencias

Un último abrazo en el Río Bravo que remueve conciencias

La imagen de un padre y su niña de apenas dos años de edad ahogados en el Río Bravo ha removido conciencias y ha creado una enorme polémica en Estados Unidos sobre el drama de la migración irregular.

El fallecimiento de Oscar Alberto Martínez Ramírez y de su hija Valeria, de 23 meses, ha dado la vuelta al mundo por la publicación de la imagen de los dos cadáveres a orillas del río Bravo.

La tragedia ocurrió la tarde del domingo en la ciudad de Matamoros, en el nororiental estado mexicano de Tamaulipas, cuando intentaban cruzar el río Bravo, que divide México y Estados Unidos.

Tania Vanessa Ávalos -la esposa y madre de los fallecidos, que logró ser rescatada- dijo a las autoridades mexicanas que el agua se llevó primero a la niña y fue su padre quien salió en su ayuda, pero ambos fueron llevados por la corriente del río y desaparecieron.

La familia de nacionalidad salvadoreña buscaba pedir asilo político en Estados Unidos, pero ante la desesperación por la lentitud en los tramites decidieron, junto con otros migrantes, cruzar el río Bravo, desde México intentando alcanzar Texas, según señaló la mujer.

Rosa Ramírez, la madre y abuela de las víctimas llora, en El Salvador, su pérdida y recuerda el último mensaje de su hijo: "Mamá te amo". El padres y abuelo, llora en silencio.

Impacto tremendo

El Gobierno de El Salvador coordina ya con México la repatriación de los cadáveres. Las autoridades de El Salvador sostienen que entre las razones que motivan la migración irregular se encuentran la búsqueda de mejores condiciones de vida, la reunificación familiar y la violencia de las pandillas.

En Estados Unidos el impacto ha sido tremendo. A las críticas de los Demócratas se ha sumado la dimisión del responsable de fronteras.

Trump asegura que ha sido una decisión personal del dimisionario.

El papa Francisco quedó profundamente apenado tras ver la foto. "El Santo Padre ha visto, con inmensa tristeza, la imagen del padre y de su hija muertos ahogados en el río Grande mientras trataban de pasar la frontera entre México y los Estados Unidos. El Papa está profundamente apenado por sus muertes, reza por ellos y por todos los migrantes que han perdido la vida tratando de escapar de la guerra y la miseria", comunicó el Vaticano en una nota.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha expresado asimismo su pesar por la "desoladora" foto y ha asegurado que este tipo de tragedias evidencian el "fracaso" político para hacer frente a los desafíos migratorios. ACNUR ha reclamado a todos los países de la región que adopten pasos urgentes y coordinados para evitar que se repitan incidentes similares.