Las lesiones de esquí más frecuentes y cómo prevenirlas

Las lesiones de esquí más frecuentes y cómo prevenirlas

España ocupa el octavo puesto mundial en días de esquí. Hay mucha afición y cientos de kilómetros de pistas abiertas y claro eso dispara las lesiones nada más comenzar la temporada. La mayoría de ellas, más de un 50%, en los primeros días de esquí, sobre todo en los principiantes.

Histórica apertura de las pistas de Navacerrada con nieve polvo, la mejor para esquiar

Se coge con muchas ganas pero cuidado con confiarse, sobre todos los novatos. El 40% de las lesiones son de rodilla, la más frecuente el esguince del ligamento lateral interno. Sin embargo, la lesión más grave es la del ligamento cruzado anterior de la rodilla.La primera recomendación para no lesionarse es la preparación física y elegir bien el material adecuado a nuestro nivel, pero sobre todo, la responsabilidad y tener mucho cuidado con el cansancio. Casi todas las lesiones se producen al final de una larga jornada de esquí.

¿Cómo han evolucionado las lesiones a lo largo del tiempo?

Con el paso de los años, las botas que se utilizan en el esquí han aumentado la altura de la caña y han ganado en rigidez. Estos cambios han mejorado la protección de la parte distal de la tibia, del tobillo y del pie. Sin embargo, estas modificaciones han hecho que el esquí actúe como palanca en las caídas, doblando o torciendo la extremidad.

Por esta razón, la zona de peligro se ha trasladado a la rodilla, donde han aumentado considerablemente las lesiones graves de ligamentos y la rotura de meniscos.

Por otra parte, en los últimos tiempos han aumentado las lesiones cerebrales y de médula espinal tanto en esquiadores como en snowboarders. Este repunte puede deberse al aumento del riesgo tomado en los saltos y las actividades acrobáticas.