El juez García Castellón investiga los vínculos entre la inteligencia rusa y el independentismo catalán

El juez García Castellón investiga los vínculos entre la inteligencia rusa y el independentismo catalán

El juez Manuel García-Castellón investiga los movimientos en Cataluña de un grupo militar de élite ruso, denominado Unidad 29155, al que se vincula con supuestas maniobras de desestabilización en Europa, y trata también de averiguar si existen vínculos de la inteligencia rusa con Tsunami Democràtic.

Según adelantó El País, en 2017, en vísperas del referéndum ilegal del 1-O en Cataluña, se detectó la presencia del general Denís Serguéiev, un veterano del Departamento Central de Inteligencia (GRU por sus siglas en ruso), que viajó bajo el nombre falso de Serguéi Fedótov.

Ahora, según han indicado a Efe fuentes de la investigación, se trata de averiguar cuáles fueron sus actividades durante su presencia antes, durante y después del 1-O para determinar si pudo realizar alguna actuación con respecto al 'procés' o si simplemente se encontraba de paso.

García Castellón, que desde hace meses dirige esta investigación que se encuentra bajo secreto, instruye la causa por terrorismo contra 7 miembros del llamado Equipo de Respuesta Táctita (ERT), un grupo radicalizado de los Comités de Defensa de la República (CDR).

En una pieza separada investiga también por delitos de terrorismo a la plataforma independentista Tunami Democràtic, promotora de las movilizaciones contra la sentencia del 'procés'.

Algunas de las fuentes consultadas aseguran que la causa en la que se investigan los movimientos en España de este grupo de élite del GRU es "autónoma", si bien otras apuntan a que también hay una derivada para investigar si existe relación con Tsunami Democràtic.

Serguéi Fedotov

Según ha informado El País, no es la primera vez que existen sospechas de la supuesta injerencia rusa y de sus espías en el desafío independentista catalán. En febrero, el medio de investigación Bellingcat publicó diversa documentación oficial de los servicios secretos rusos que situaban a un oficial del GRU llamado Denís Serguéiev en dos ocasiones en Barcelona y que había viajado con la identidad falsa de Serguéi Fedotov.

En el primero de esos viajes, Fedotov llegó a la capital catalana el 5 de noviembre de 2016 y, tras permanecer seis días en España, voló de regreso a Moscú vía Zúrich.

La segunda se produjo casi un año después, el 29 de septiembre de 2017, solo dos días antes del referéndum ilegal del 1-O, y permaneció en España hasta el 9 de octubre, para regresar a Moscú vía Ginebra.

No hay constancia de más visitas a España, aunque sí a otros países europeos, como el Reino Unido, donde voló, precisamente, días antes del intento de envenenamiento en marzo de 2018 del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia.

El pasado mayo fueron los servicios secretos alemanes los que se mostraban "preocupados" ante el apoyo ruso al independentismo en Cataluña tras recibir información de colegas europeos, que consideraron "muy plausible" y "convincente". Entonces, su máximo responsable, el presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, Hans-Georg Massen, aprovechó un simposio organizado en Berlín para mostrar su convencimiento de que "Rusia está tratando de utilizar operaciones secretas para influenciar en la opinión pública a través de organizaciones extremistas y radicales".

El embajador de Rusia en España, Yuri Korchagin, ha tildado de "fantasía" las informaciones sobre agentes rusos en el 'procés'. "En el espacio mediático de Europa Occidental y EEUU circulan fantasías diversas sobre grupos que llegaron por dos horas y luego se fueron". Sin embargo en una una entrevista a las agencias rusas Sputnik, RIA Novosti y Tass --ambas oficiales--, Korchagin se muestra indignado por las informaciones y afirma que hay "fuerzas que buscan socavar las relaciones de amistad entre Rusia y España, que se desarrollan de modo positivo".

Celáa: "Nosotros no tenemos ninguna noticia"

Isabel Celaá

La ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, ha afirmado este viernes que el Gobierno no tiene ninguna información sobre la supuesta presencia de un agente ruso en Cataluña en relación con el proceso independentista en Cataluña. "Como Borrell, nosotros no tenemos ninguna noticia", ha respondido Celaá en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Aludía al hecho de que, este jueves, el ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, dijo que él no tenía "la más remota idea" sobre este asunto y se preguntó si el autor de la noticia tenía información privilegiada.

Lo que si hizo Borrell fue calificar de "pura patraña" que España haya dejado de cooperar con Rusia para luchar contra la desinformación, algo que achacó a la "calenturienta imaginación" del periodista de 'El País', aunque sin mencionar por su nombre al diario. "Todo lo que se dice en este artículo en lo que se refiere al Ministerio de Exteriores es una pura patraña", ha remarcado, añadiendo que quería hacer un "rotundo desmentido".