El bosque urbano de Madrid puede contribuir a la mitigación del cambio climático

El bosque urbano de Madrid puede contribuir a la mitigación del cambio climático

Que nuestro planeta está cada vez más contaminado es una realidad. Y lo constata un informe que avanza que las emisiones de CO2 seguirán subiendo. Se ha presentado en la Cumbre del Clima de Madrid donde además se pone de manifiesto que nuestro país es cada vez más vulnerable a los efectos del cambio climático

Con un otoño más lluvioso, Madrid ofrece estos días una mejor calidad del aire, pero esto es sólo a corto plazo. Iniciativas como Madrid Central han reducido la contaminación un 20% en el centro y un 12% en el resto de la ciudad, y eso se nota, según dice Elisa Otero, de Ecologistas en Acción.

El bosque de la A-5

Con el cambio municipal tras las elecciones, el Ayuntamiento de Madrid amplió el proyecto a Madrid 360, apostando por la creación de más zonas verdes, como la que ha anunciado el delegado de medio ambiente, Borja Carabante, y que saldrá del soterramiento de la A-5. Tendrá unos 80.000 metros cuadrados.

El delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid ha abierto la jornada 'Contribución del bosque urbano de Madrid a la adaptación y mitigación del cambio climático', organizada por el Colegio de Ingenieros de Montes de Madrid (COIMM) en colaboración con el Ayuntamiento en el marco de las actividades Madrid Green Capital.

Aumento de la temperatura

También, la Casa de Campo del norte junto al monte del Pardo y el bosque metropolitano con el que plantarán 100.000 árboles alrededor de la ciudad. El árbol transforma el CO2 en oxígeno, un proyecto a años vista, pero no habrá que esperar tanto a ver sus frutos, según asegura Susana Leblic, decana Colegio Ingenieros montes de Madrid

Pero hay que actuar de forma urgente, según dice el investigador del informe Global Carbon, que prevé un incremento del 0,6% del dióxido de carbono lanzado a la atmósfera este año, lo que puede convertir a 2019 en el segundo año más cálido desde que hay registros. Sus efectos se verían incluso en nuestro parque nacional del Guadarrama, asegura Theo Oberhuber, coordinador de la campaña de Ecologistas en Acción.

La solución, dicen desde la cumbre, pasa por cambios en nuestro modo de vida.