Cómo reciclar bien y no liarte en el intento

Cómo reciclar bien y no liarte en el intento

Reciclar es una necesidad para proteger el clima y Madrid ofrece una amplia oferta de contenedores para separar los residuos. Son contenedores diferenciados por colores, pero que a veces llevan a la confusión a los ciudadanos.

El papel y cartón deben ir al contenedor azul, el vidrio al verde, los envases de plástico y metal, bricks, bolsas de plástico y cajas de madera al amarillo.

Las dudas con "el nuevo"

El contenedor marrón ha sido el último en llegar: allí hay que depositar los restos de fruta, verdura, carne, pescado y otras comidas; cáscaras de huevo, marisco y frutos secos; posos de café e infusiones; papel de cocina sucio y servilletas usadas; tapones de corcho, cerillas, serrín y pequeños restos de jardinería.

Hasta ahora eso iba al de color naranja pero éste ha quedado ahora para los demás restos no reciclables, ya que los residuos peligrosos, voluminosos y escombros, hay que llevarlos al punto limpio.

Con el último en llegar, el que recicla la materia orgánica, los madrileños, como ha comprobado Telemadrid, tienen sus dudas sobre qué echar en él y todavía es un gran desconocido para muchos madrileños.

Tras la última ampliación el marrón está presente ya en 20 de los 21 distritos de la capital. Con la materia orgánica se produce gas o abono para las plantas.