Un grupo de jóvenes con discapacidad intelectual viven su primera experiencia laboral

Un grupo de jóvenes con discapacidad intelectual viven su primera experiencia laboral

Un grupo de jóvenes entre 17 y 20 años con discapacidad intelectual han vivido esta semana su primera experiencia laboral gracias al programa de prácticas del Colegio María Corredentora y el Mercado de San Antón.

Este programa de inclusión laboral pretende adaptar al mercado laboral a estos alumnos con discapacidad y que ayuden, tanto en la recepción de clientes como en la atención de mesas del restaurante.

La idea es realizar esta integración 1 vez al mes ya que supone un beneficio para todas las partes implicadas.

Se confía en que más restaurantes se muestren receptivos a este tipo de programas para facilitar así la inclusión social.