Rusia califica las acusaciones de ciberataques de un acto de propaganda en su contra

Rusia califica las acusaciones de ciberataques de un acto de propaganda en su contra

Rusia se defiende de las acusaciones de ciberataques. Asegura que son un acto de propaganda en su contra. La Unión Europea, Estados Unidos y la OTAN han denunciado que Putin intentó varios ciberataques contra organismos internacionales. Más leña al fuego para revivir el fantasma de la guerra fría.

Se desata una guerra de espías con dos bandos: Rusia contra Occidente, que apuntan a la agencia militar de inteligencia rusa como responsable de una oleada de ataques.

Envenamientos

Desde las elecciones de Estados Unidos, Francia o Alemania, hasta el envenenamiento del ex espía Serguei Skripal y su hija en Reino Unido, pasando por el derribo del avión MH17 sobre Ucrania, o el encubrimiento a los ataques químicos de Al Asad en Siria.

Reino Unido y Holanda eran los primeros en señalar a Moscú como autor de una campaña masiva de ciberataques, incluyendo tratar de infiltrarse en el corazón informático de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

Espías con nombre y apellidos

Se sumaba EE UU dando nombres y apellidos de siete supuestos espías rusos que han actuado en su territorio.

El secretario general de la OTAN da las acusaciones por buenas y exige al Kremlin detener su comportamiento "temerario".

La respuesta de Vladimir Putin es acusar a los Occidentales de participar en una "campaña propagandística" contra su país y afirma que no hay "nada delictivo".

La Guerra Fría, ahora en el ciberespacio, está en marcha. Putin tiene cada vez menos manos que apretar y menos líderes a los que abrazar.

Mejores Momentos

Programas Completos