Naruhito se proclama Emperador de Japón

Naruhito se proclama Emperador de Japón

El emperador Naruhito de Japón proclamó este martes su ascenso al Trono del Crisantemo, en una ceremonia celebrada en el Palacio Imperial de Tokio ante invitados de todo el mundo y que ofreció un inusual atisbo a los ritos de la milenaria dinastía nipona.

La ceremonia, conocida en japonés como "Sokuirei Seiden no gi", siguió el mismo patrón que las celebradas para el ascenso al trono de Akihito en 1990 y de Hirohito en 1928, aunque esta última tuvo lugar en Kioto y no contó con un amplio número de invitados extranjeros.

En una jornada lluviosa y declarada festividad nacional, el nuevo emperador nipón protagonizó un acto solemne de unos treinta minutos de duración, con el que se completan los principales fastos de su entronización tras heredar el cargo de su padre, Akihito, el pasado mayo.

El momento central del acto tuvo lugar cuando los chambelanes descorrieron las cortinas del trono "Takamikura", mostrando así a un inmóvil Naruhito ataviado con el traje ceremonial marrón rojizo que solo pueden vestir los emperadores y ante las profundas reverencias de los asistentes.

Este trono octagonal, usado desde el siglo VIII en ceremonias de entronización y decorado con un dosel de 6,5 metros de altura y motivos de animales mitológicos, se situaba en el centro de la Sala del Pino del Palacio (Matsu no Ma), donde sólo pudieron presenciar el acto de cerca los miembros de la familia imperial nipona.

En otro trono más bajo que el del emperador compareció la emperatriz Masako, quien continúa recuperándose de una larga depresión inducida por el estrés, vestida con un kimono de doce capas con tonos pálidos y rojizos que evocan el sol en su punto álgido, además de un elaborado recogido de pelo.

La ceremonia se desarrolló en medio de un silencio absoluto, solo roto por los toques de instrumentos tradicionales que marcaban los tiempos y por el discurso del emperador, que fue seguido de los tradicionales "banzai" (Larga vida al emperador) gritados por el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y por las salvas de cañón.

"Ahora, en esta ceremonia, hago la proclamación de entronización ante quienes están dentro y fuera de Japón", dijo Naruhito, quien se comprometió a cumplir con sus funciones constitucionales, limitadas a ser "símbolo de la nación" y "unidad del pueblo japonés".

El emperador también tuvo palabras de recuerdo a su padre e hizo votos en favor de la "felicidad del pueblo japonés y la paz del mundo", durante una ceremonia histórica retransmitida en directo por la cadena estatal NHK.

Los aproximadamente 2.000 invitados, entre representantes políticos nipones y dignatarios internacionales, contemplaron esta escena desde otras estancias del palacio y a través de ventanales al otro lado del patio del Palacio Imperial o de pantallas, debido al reducido tamaño de la Sala del Pino.

En primera fila entre los invitados estaban sentados soberanos como los reyes de España, entre otros jefes de Estado y de Gobierno de unos setenta países de todo el mundo.

ReyesJapon
Los Reyes de España en Japón

El programa de este martes incluía inicialmente una caravana en la que Naruhito y Masako iban a recorrer en descapotable las calles de Tokio, pero la única ocasión que tenían los japoneses para ver de cerca a sus nuevos emperadores ha sido retrasada al próximo 10 de noviembre por decisión del Gobierno a raíz de los estragos causados por un reciente tifón.

La expectación de los japoneses y el interés mediático hacia el evento previo celebrado a puerta cerrada en el palacio fueron inferiores a lo que suscitó el rito de acceso al cargo de Naruhito del pasado 1 de mayo, un acto que también conllevó el comienzo en el calendario nipón de una nueva era, Reiwa.

Algunos curiosos equipados con paraguas acudieron al exterior del recinto amurallado del Palacio Imperial para contemplar el trasiego de coches oficiales y fuerzas de seguridad.

El programa de celebraciones de este martes se cerró con un banquete de gala, también en el palacio, al que asistieron cerca de 400 invitados repartidos en una mesa principal, donde se sentaron las personalidades más relevantes, y el resto en otras nueve mesas.

Según fuentes oficiales, en todo el despliegue de las celebraciones participaron unos 26.000 agentes.