May defiende el acuerdo del Brexit entre dimisiones de sus ministros

May defiende el acuerdo del Brexit entre dimisiones de sus ministros

La primera ministra británica, Theresa May, defendió hoy en el Parlamento el acuerdo preliminar de Brexit alcanzado con la Unión Europea (UE) y aseguró que seguirá al frente del Ejecutivo a pesar de la dimisión de importantes ministros.

Acosada por los críticos, May aseguró que el borrador difundido este miércoles, que determina la salida del Reino Unido de la UE y la futura relación comercial, es el mejor pacto posible y mantuvo que la alternativa sería "ningún pacto" o que "no haya brexit".

Theresa May aseguró en una rueda de prensa en Downing Street que seguirá "trabajando" para alcanzar el mejor "brexit" posible para el Reino Unido. Al ser preguntada sobre su capacidad para seguir al frente del Gobierno después de las dimisiones hoy de dos de sus ministros, la "premier" dijo que el "liderazgo" se basa en tomar las "decisiones correctas" y no "las fáciles", por lo que seguirá adelante con su tarea.

Sobre el acuerdo "técnico" al que ha llegado con la Unión Europea (UE) para la retirada del Reino Unido, reiteró que va "en el interés nacional" y que responde a lo que el pueblo británico votó en el referéndum de 2016.

La líder conservadora provocó las risas de los diputados al cantar las virtudes del borrador, del que advirtió que no es el acuerdo final, y afirmar que el texto permitirá que el país salga del bloque comunitario "de manera fluida y ordenada" el 29 de marzo de 2019.

May, que aseguró que no piensa dimitir pese a la amenaza de una moción de confianza por parte de sus colegas conservadores, explicó que el Reino Unido tendrá eventualmente un acuerdo comercial con la UE "más ambicioso" que ningún otro país.

También dijo que era inevitable incluir en el pacto la polémica cláusula de seguridad para Irlanda del Norte, que vinculará a este país indefinidamente con el bloque europeo en caso de que, al final del periodo de transición, no haya en vigor un pacto comercial bilateral, y que incluye un régimen especial para la provincia británica. May sostuvo que "hubiera formado parte de cualquier acuerdo" el plan para evitar una frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda, puesto que era una exigencia clave de Bruselas.

CADENA DE DIMISIONES

El régimen especial norirlandés es lo que ha acelerado la dimisión de varios miembros del Gobierno, entre ellos la ministra de Trabajo, Esther McVey, y para la salida de la UE, Dominic Raab, que argumentó que la cláusula amenaza "la integridad territorial" del Reino Unido. Pese a dejarla en la estacada, Raab declaró a la BBC que May debe "seguir" al frente del Gobierno, si bien ha de cambiar "el rumbo del Brexit".

Durante su comparecencia parlamentaria, May descartó posponer la fecha de salida de la UE para alargar la negociación con Bruselas y confirmó que "se mantienen los preparativos" por si el país finalmente deja el bloque sin acuerdo.

El pacto preliminar, que deberían ratificar los Veintisiete en una cumbre el 25 de noviembre, ha sido criticado tanto por numerosos diputados "tories" como de los partidos de oposición, entre ellos el laborista, los independentistas escoceses del SNP (tercera fuerza política) y del Partido Unionista de Irlanda del Norte (DUP), de cuyo apoyo May depende al carecer de mayoría absoluta.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, dijo que el Gobierno es un "caos" y que la primera ministra ha perdido su autoridad. Se preguntó cómo pretende la líder conservadora que los británicos confíen en un acuerdo de salida de la UE que "el propio ministro del Brexit -Dominic Raab-, que lo ha negociado, no puede apoyar", e indicó que los laboristas lo rechazarían en una eventual votación parlamentaria en diciembre.

Además de las dimisiones de ministros y las críticas de la oposición, May afronta una posible moción de confianza por parte de sus correligionarios en el Partido Conservador, que se instigaría si al menos 48 diputados cuestionan su liderazgo.

Jacob Rees-Mogg, líder del sector más euroescéptico, confirmó que ha enviado una petición a su grupo parlamentario para que se celebre esa moción que, en caso de que May la perdiera, daría lugar a unas elecciones internas para elegir a un nuevo líder "tory".

EL GOBIERNO ESPAÑOL PLANTEARÁ LA COSOBERANÍA DE GIBRALTAR EN EL PERÍODO TRANSITORIO

El protocolo sobre la salida del Reino Unido de la UE ha llevado tranquilidad al Campo de Gibraltar y a los trabajadores españoles en el Peñón, aunque este acuerdo no ha acabado con la incertidumbre que sienten sobre el impacto que creen que a la larga tendrá el Brexit en esta comarca gaditana. "Se respetan los derechos que ahora mismo tienen los trabajadores, se garantiza la fluidez de la circulación por el paso fronterizo y eso tranquiliza", ha dicho a Efe el alcalde de La Línea de La Concepción, Juan Franco.

La Línea de La Concepción, donde residen unos 11.000 de los 13.500 trabajadores que cada día pasan el paso fronterizo para ir al Peñón a trabajar, es la localidad del Campo de Gibraltar que más se verá afectada por las consecuencias del Brexit.

Este jueves, el secretario de Estado para la UE, Luis Marco Aguiriano, en un encuentro con periodistas, aseguró que el Gobierno español planteará "en algún momento" del período transitorio del Brexit , que durará dos años, su histórica reivindicación de cosoberanía sobre Gibraltar, de cara a la relación futura que se establecerá entre la UE y el Reino Unido y tratando de convencer a los gibraltareños, que votaron masivamente contra el citado Brexit , de que sus intereses están más cerca de Madrid que de Londres.

Aguiriano quiso remarcó que "España no renuncia a nada", y que, al margen del protocolo específico sobre este territorio recogiendo las reivindicaciones nacionales y con el que "se solventarán desequilibrios muy irritantes" en materia de derechos de los ciudadanos, económicos, de fraude fiscal y de asuntos medioambientales, en esa fase de transición que terminará en diciembre de 2020 "se hablará de la relación futura y cabe absolutamente todo y la cosoberanía por supuesto".

"La reivindicación de España ha sido, es y será la misma, pero no es un tema sobre el que tenga que decidir la UE", certificó, antes de precisar que la cosoberanía "se puede empezar a negociar al inicio de la negociación de la relación futura", en el período transitorio que comenzará, si el acuerdo es ratificado, el próximo 30 de marzo.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Brexit