Víctor Sánchez: "Me despidieron por WhatsApp y no me preguntaron nada"

Víctor Sánchez: "Me despidieron por WhatsApp y no me preguntaron nada"

El extécnico del Málaga, Víctor Sánchez del Amo, ha explicado que la directiva del club malagueño le despidió "por WhatsApp", tras la hacerse público un video de contenido sexual del entrenador, sin preguntarle "cómo estaba, ni qué había pasado", añadiendo que deja el club "orgulloso por el trabajo realizado y con la conciencia tranquila".

"El martes, vía WhatsApp, me manda una carta el director general por el vídeo y por las declaraciones previas al partido de Oviedo. Y me niegan entrar a La Rosaleda y comunicarme con mi propio staff. Ni me preguntan cuál es mi estado de ánimo, con por lo que sufría", explicó el exfutbolista en rueda de prensa.

Víctor Sánchez del Amo, y otros casos de extorsión por vídeos sexuales

El exjugador fue destituido por el Málaga el pasado sábado por "causas disciplinarias", después de que se hiciera público un vídeo de contenido sexual, que según el club generó "graves daños" a la entidad, según publicaron en un comunicado.

En consecuencia, el técnico relató lo ocurrido y su despido "indigno", defendiendo que "nadie le preguntó ni cómo estaba, ni qué había pasado". "Me comunican mi despido, haciendo alusión a dos motivos. Soy víctima y a mí nadie me ha preguntado nada. Hubo una falta de empatía enorme por parte de los dirigentes del club. Ni una pregunta, ni cómo estas, ni como está tu familia", reiteró Víctor.

"En la carta de despido hacen alusión a mi rueda de prensa previa al Oviedo. Con respecto a la rueda de prensa, tuvo la repercusión que le quisisteis dar y creo que estuvo dentro del marco comunicativo que suelo tener. Respetando mis funciones de entrenador, buscando el máximo rendimiento del equipo, comunicando mis opiniones y ejerciendo mi responsabilidad", se defendió.

La 'sextorsión' y cómo actuar si te chantajean con un vídeo o información íntima

Según relató el madrileño, comunicó su deseo de "seguir" como entrenador del Málaga, ya que consideró que no había hecho "nada" y que quería "continuar preparando al equipo".

"Yo quería seguir con mis jugadores. La respuesta del club fue la carta inmediata en Twitter. Como veis es difícil que la cabeza este en su sitio con esta situación. He intentado hacer una descripción de lo que he vivido", relató.

Además, Sánchez del Amo aclaró que ha puesto el asunto "en manos de la policía y del equipo jurídico", y no quiso pronunciarse sobre la extorsión sufrida hacia él y hacia su familia, aunque sí lo valoró como una "enorme falta de respeto a la intimidad". "No puedo daros información sobre cómo fue la extorsión, porque hay que respetar mi intimidad", explicó.

Por otro lado, el extécnico del Málaga afirmó irse con "una sensación positiva" respecto al aspecto deportivo del equipo, ya que, a pesar de las "dificultades económicas" del club, han podido terminar con "buenos resultados".

"Los entrenadores cuando terminan en un club suele ser con una sensación muy amarga porque suele ir con un resultado deportivo negativo. Pero nosotros no nos vamos con una sensación amarga en lo deportivo, al revés", afirmó.