Piqué, un antimadridista visceral

Piqué, un antimadridista visceral

Gerard Piqué no puede mantener la boca cerrada. "¿Las quejas del Real Madrid a los árbitros? Pasa en el baloncesto, pasa en el fútbol... después van al Metropolitano, pasa lo que pasa y callan un rato. Lo hacen a menudo, menos mal que no tienen más secciones porque si no también se quejarían del balonmano, del hockey...", que criticaba así las quejas del Real Madrid sobre el arbitraje en la final de Copa del Rey de baloncesto.

Podemos decir que Piqué es un lenguaraz, o lo que es lo mismo, persona que habla con descaro. Incluso con desvergüenza: “El Barcelona fue el campeón y el mérito es de los jugadores que consiguieron el triunfo en una pista complicada, debemos estar muy orgullosos de nuestros jugadores. Las quejas han pasado siempre, durante muchos años”.

Incontinencia verbal

Lo de la incontinencia verbal es algo a lo que el central del FC Barcelona nos tiene acostumbrados.

A Piqué le gusta a hablar, eso nadie lo niega y más si es para sobre una polémica relacionada con el Real Madrid. No es ninguna sorpresa que Piqué opine sobre todos los temas, aún más si son polémicos. Ahora bien, hay que reconocer que Piqué lo hace con toda la intención.

Verborrea y gestos

Eso relacionado con el término antimadridismo, dejando a un lado cualquier problema personal con los jugadores, por supuesto, aunque la relación con todos los blancos no sea la misma.

Pero los encuentros, o más bien, desencuentros con los blancos no se limitan a su verborrea. También sus gestos o sus celebraciones están dirigidos a los blancos.

Piqué raja contra el Madrid: "Menos mal que no tienen más secciones"

A veces con más o menos sutileza, pero todos con un componente común, utilizar cualquier circunstancia para rajar del eterno rival.