Los viñedos de Arganda, arrasados por la tormenta

Los viñedos de Arganda, arrasados por la tormenta

La tormenta se ha cebado con Arganda del Rey. Los efectos de la riada y del granizo se han dejado ver en locales y garajes inundados. Además, el consistorio está valorando los desperfectos ocasionados por las fuertes lluvias.

Poco a poco la localidad está recuperando la normalidad en sus calles gracias a los trabajos de limpieza. Los trabajos de limpieza en las calles avanzan a buen ritmo en una mañana de intensa actividad de los operarios municipales.

"Lo primero que queremos es restablecer la normalidad en el municipio de Arganda. Por eso queremos abrir al tráfico todas las calles, limpiarlas y que la avalancha de agua se quede en una anécdota" asegura el alcalde del municipio, Guillermo Hita, tras una reunión extraordinaria de la junta de gobierno.

El Ayuntamiento de Arganda del Rey ha abierto una oficina de atención a los damnificados por la tormenta, que ha generado daños "importantes" en el mobiliario público, en diversos negocios y en las tierras de cultivo.

Importantes daños en los viñedos

El alcalde ha destacado que no ha habido daños personales pese a que los materiales han sido "importantes". Además, ha señalado que las calles del municipio están "a punto" de poder ser utilizadas con normalidad y que están haciendo todavía una valoración de lo ocurrido, ya que todavía no tienen todos los datos recabados.

Los principales daños se han registrado en los viñedos de Arganda, que han quedado arrasados, lo que ha supuesto un completo desastre para los agricultores de la zona. Las vides han perdido prácticamente todas las hojas y casi todos los racimos ha perdido las uvas, que se han desprendido y ahora están inservibles.

Además, los escasos granos de uva que todavía conservan algunas vides no están en buen estado, ya que el granizo los ha dañado. Como consecuencia, en menos de 48 horas se habrán podrido y no serán aptos para la fabricación de vino.

"El año que viene este viñedo lo va a pasar muy mal"

Cipriano Guillén, un vinicultor de Arganda, explica que el próximo año los viñedos afectados van a sufrir los efectos de los daños de la tormenta, ya que se ha cortado el ciclo vital de la planta. "Va a tardar en recuperarse. Ha perdido muchísima savia, las hojas mantienen savia y eso se recoge en el invierno hacia las raíces. Todo eso ya no va a volver, le va a faltar fuerza a la cepa, le va a faltar vida".

Los agricultores afirman que, en todos los años que llevan dedicándose a su profesión, nunca habían vivido una situación similar y que no estaban preparados para enfrentarse a la catástrofe, que les ha dejado sin recursos económicos.

"La única solución es el consumo del producto local"

Sin embargo, los agricultores celebran la ayuda y el apoyo que están recibiendo por parte de todo el pueblo y de todas partes de España, además de las administraciones, y señalan que la única solución posible es el consumo del producto local, que les va a permitir amortiguar el golpe recibido de cara al año que viene.

Aunque la uva no ha sido la única afectada, y es que los olivares de la región también han sufrido los efectos de las fuertes precipitaciones y la mayoría de las aceitunas están en el suelo o golpeadas, lo que impide que se puedan emplear para aceite, según ha explicado Pilar Sardinero, presidenta de los agricultores de Arganda del Rey.

Solo hay un seguro que es muy costoso y que, a la hora de rendir cuentas, no resulta rentable debido a las abusivas cláusulas impuestas