La Guardia Civil busca nuevos testigos del asesinato de Miriam en Meco

La Guardia Civil busca nuevos testigos del asesinato de Miriam en Meco

Los investigadores de la Guardia Civil han vuelto al lugar del crimen, 20 días después, para recabar nuevos testigos del asesinato de Miriam Vallejo en Meco.

Los investigadores manejan como hipótesis de su asesinato los celos o la ira, y se cree que pudiera ser una persona conocida por la víctima, aunque no de su círculo más próximo, por lo que se está investigando su teléfono móvil, rastreando su actividad en redes sociales de la víctima, en busca de pistas. En este sentido, sigue abierta la posibilidad de que el autor del crimen pudiera haber sido una mujer.

El cuerpo de la joven fuera encontrado en una zona de campo de difícil acceso perteneciente a Meco, una localidad ubicada a solo siete kilómetros de Villanueva de la Torre (Guadalajara), donde Miriam residía.

La joven se encontraba paseando a sus perros cuando fue agredida, ya que estos se encontraban junto a su cadáver cuando fue hallado por unos viandantes que dieron aviso al servicio de urgencias y emergencias 112 de Castilla-La Mancha.

RESTOS DE ADN

Al margen, los agentes de la Guardia Civil, han recogido en el lugar del crimen distintos todos los restos que pudieran haber entorno al terreno, en los se están analizando posibles restos de ADN y comprobar si coinciden con los de violadores o agresores sexuales existen en las bases de datos policiales.

En este sentido, hay células epiteliales que se están analizando, aunque el problema es que en España en la base de datos de ADN sólo constan las personas que hayan podido ser detenidas y si el agresor o agresora no hubiera sido detenido antes, resulta difícil compararlas hasta que no se tenga un sospechoso claramente identificado.