Tetuán, de campamento militar a distrito heterogéneo de Madrid

  • El distrito, nacido de un campamento instalado tras una batalla en Marruecos, alberga hoy importantes paisajes urbanos y superurbanos
Tetuán, de campamento militar a distrito heterogéneo de Madrid
Metro de Tetuán |REDACCIÓN

Desde los rascacielos hasta las casitas rurales, el distrito de Tetuán engloba paisajes urbanos muy heterogéneos. Sus barrios son conocidos por acoger a madrileños y extranjeros de todo el mundo y por su arte urbano y comercios tradicionales. Un área de Madrid con dos grupos de barrios muy diferentes divididos por solo una calle: Bravo Murillo, conocida como la calle mayor de Tetuán, con más de 2 km de largo que atraviesan los 6 barrios del distrito.

Así, mientras los barrios de Bellas Vistas, Berruguete y Valdeacederas comparten una estructura más antigua de viviendas de menor tamaño, al otro lado, en Cuatro Caminos y Castillejos, las viviendas son de diseños más recientes. Al norte de estos dos ejes se encuentra el barrio de Almenara, conocido popularmente como la Ventilla, el cual ha experimentado recientemente una importante transformación de viviendas, siendo el barrio popular de transición entre ambas zonas.

Históricamente, el distrito nació gracias al asentamiento de un enorme campamento militar de 20.000 soldados que volvía de las guerras en Marruecos, concretamente en la ciudad de Tetuán. Se preparaban para su entrada triunfal en Madrid, pero nunca sucedió. Lo que sí sucedió fue la llegada de comerciantes y madrileños curiosos a la zona, bautizada entonces como Tetuán de las Victorias, en honor a la batalla. Así se desarrollaron las primeras viviendas y comercios hasta llegar a ser hoy un distrito famoso por albergar paisajes tanto urbanos como superurbanos.

Cuatro Caminos y Bellas Vistas

Cuatro Caminos, era el punto que comunicaba Madrid con la antigua carretera de Francia y por donde pasaban las mercancías hacia el norte de España. Antiguamente, era un arrabal peligroso, hasta el punto de que la gente usaba la expresión “Esto no te atreves a decirlo en Cuatro Caminos”.

Hoy en día, sigue albergando muchas tabernas y comercios tradicionales que recuerdan su pasado, como la pastelería Venecia con más de medio siglo sirviendo increíbles dulces en la plaza de San Amaro. Muchas de sus calles tienen el nombre de ciudades de España al ser un barrio que acogió a gran cantidad de personas durante el éxodo rural. Al mismo tiempo que aquí se ubican pequeños comercios, también se encuentra el complejo financiero más importante de Madrid: Azca.

Bellas Vistas es, por otro lado, el barrio más poblado del distrito. Es también conocido como «el pequeño caribe» por su importante cantidad de inmigración latinoamericana. Sin embargo, entre comercios populares se encuentra un rincón con menos movimiento y apacible: el jardín interior del Hospital de la Cruz Roja, con una curiosa fachada neomudejar.

Pero si lo que buscas es un lugar para tomar algo, en la Cervecería Polar podrás encontrar más de 300 cervezas distintas. Si por otro lado te gusta la cultura, te será interesante pasear por la plaza del Poeta Leopoldo Luis, decorada con sus versos y estrofas y un homenaje en forma de escultura: Palabras pétreas, 25 bloques de piedra que simulan libros de diferentes dimensiones. No hay que dejar de entrar en el Mercado de Maravillas, con 20.000 m2 de parcela, es el mercado más grande de Europa.

Berruguete

Es el barrio más pequeño del distrito, en él se cruzan enrevesadas calles con nombres relacionados con la botánica. Aquí terminaba el antiguo pueblo de Chamartín, de la que se mantiene, por ejemplo, la Antigua Vaquería con un estilo Art Decó, un lugar de establos para los vecinos que deseaban comprar leche recién ordeñada.

Otro punto emblemático, todavía activo es la sala de ensayos Tablada 25, que fue cuna de la movida madrileña. A este lugar venían a ensayar los mejores grupos de los 80 venían, e incluso Almodóvar lo eligió para su película ‘Laberinto de Pasiones’.

Castillejos

Un barrio cotizado con modernas oficinas y viviendas. Junto con los otros barrios colindantes fueron barrios de artesanos donde abundaban las viviendas-taller. Hoy se convive con estudios de fotografía y coworking. En el programa 27 de este domingo de ‘Toc toc… ¿se puede?: Rocío Madrid’ visitamos una de estas casas-taller reformada para que la planta baja sea una sala de tango y milongas. ¡Conoce por dentro la vida y viviendas del barrio!

En general, este lugar alterna franquicias modernas con comercios tradicionales, pero si lo que buscas es una buena taberna, la de Casa Sotero, la más antigua del distrito (1965) es muy famosa por su riquísima oreja.

Valdeacederas

Sus calles están llenas de arte y grafitis que le dan un toque vanguardista al barrio. Aquí se encuentran importantes enclaves como el Mercado de Tetuán o la plaza de la Remonta, originalmente cuartel de caballería. Pero más importante aún, aquí estaba la antigua Plaza de Toros de Tetuán, donde debutó Manolete como novillero y de la que, tras ser prácticamente destrozada en la Guerra Civil, solo queda una placa conmemorativa.

Por otro lado, si lo que buscas es desconectar del ruido de la ciudad, puedes pasear por el parque de Rodríguez Sahagún, el pulmón del distrito y donde se encuentra una de las piezas de arte contemporáneo más conocidas de Eduardo Chillida.

Almenara

Es el más popular del distrito y el que más cambios ha experimentado cuando el ayuntamiento replanteo las chabolas y casas en ruinas por modernos edificios. Hoy se encuentran importantes polideportivos y centros culturales, de los que dicen son los mejores de Madrid. Otra zona verde del distrito se encuentra aquí, el Parque de la Ventilla, pero para verdes son los huertos urbanos que se pueden encontrar en el barrio. Por último, como evento popular del distrito, cada domingo se celebra aquí el rastrillo de Ventilla, que consigue atraer a los vecinos de los distintos barrios de Tetuán.