Vídeo: Telemadrid | Foto: REDACCIÓN

Recaída del 0,5 % de la economía española en el primer trimestre del año

La tercera ola de covid-19, unida a la tormenta Filomena en el centro peninsular, provocó una recaída de la economía española del 0,5% en el primer trimestre de 2021, después de que el último trimestre de 2020 se consiguiera mantener en positivo aunque con la actividad estancada (0,01 %).

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha explicado que para este avance de la contabilidad nacional la mayoría de indicadores coyunturales recogidos son de enero y febrero, que han sido los peores meses del trimestre, por lo que cabe esperar que la futura revisión del dato sea de una magnitud mayor a la habitual.

Hace unas semanas el Gobierno revisó a la baja su previsión de crecimiento para el conjunto de 2021 al 6,5%, a la vista de que los indicadores ya apuntaban a una previsible recaída en el primer trimestre.

De acuerdo con las cifras avanzadas este viernes, la demanda nacional restó 0,9 puntos al avance del PIB, tras la recaída del consumo de los hogares y la inversión en el primer trimestre.

Esa aportación negativa fue compensada en parte por la contribución positiva de 0,4 puntos de la demanda exterior (exportaciones e importaciones).

En comparación con un año antes el PIB cayó el 4,3%, frente al 8,9% del trimestre precedente, una moderación consecuencia de que se empieza a comparar con 2020, año en el que la pandemia ya afectó a la economía.

El empleo de la economía, medido en horas trabajadas, se redujo un 2% respecto al trimestre anterior, mientras que los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo aumentaron un 1,4 %, por el efecto de la caída de las jornadas a tiempo completo.

Todas los sectores de actividad cayeron entre enero y marzo, salvo el de los servicios, que logró avanzar el 0,2%, con un repunte del 1,4% del comercio, el transporte y la hostelería. La construcción cayó un 4,2 %; la industria, un 2,1 %; y la agricultura, un 2 %.

Montero asegura que "no compromete" previsión del Gobierno para este año

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha asegurado este viernes que la caída del PIB en un 0,5% para el primer trimestre está en línea con las proyecciones del Ejecutivo y "no compromete" su previsión de crecimiento del 6,5% para este año.

En rueda de prensa para presentar las proyecciones de déficit incluidas en el Programa de Estabilidad 2021-2024, Montero ha subrayado que se están conociendo ahora datos referentes al mes de marzo que apuntan a un cambio de tendencia, como las ventas del comercio minorista, que avanzaron un 15% interanual en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario. Al mismo tiempo, ha destacado que los datos de empleo de marzo han sido mejores que los de enero y febrero y que 190.000 personas han salido de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) desde el 1 marzo hasta el día de ayer, situándose el total de trabajadores en ERTE en 640.000.

Montero ha reseñado además que todos los organismos internacionales prevén que España sea el país que más crezca este año y el siguiente dentro de las grandes economías.

El Estado duplica su déficit en el primer trimestre y el Gobierno eleva en siete décimas la previsión de déficit para 2021, hasta el 8,4% del PIB

El Estado duplicó su déficit en el primer trimestre del año hasta situarlo en 11.114 millones de euros, un dato que equivale al 0,92 % del PIB, según los datos de ejecución presupuestaria publicados este viernes por el Ministerio de Hacienda.

Este repunte del déficit se produjo ante la conjunción de una caída de los ingresos, del 4,2%, y un repunte de los gastos, del 6,8%, si bien Hacienda precisa que los datos no son comparables debido al desigual impacto de la pandemia de la covid-19 en ambos ejercicios.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero confirmaba este viernes que el Gobierno ha elevado la previsión de déficit para el año 2021 hasta el 8,4% del PIB, lo que supone siete décimas más respecto a la previsión del 7,7% recogida en el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021.

La ministra ha defendido que la senda actualizada este viernes es "coherente" con el cuadro macroeconómico ya presentado sobre la previsión del PIB, el desempleo y ocupación para los próximos años, y ha añadido que esta cifra no incorpora el impacto de las reformas pendientes, con lo que se ha hecho bajo un "escenario inercial". Sólo incluye la extensión de los ERTE más allá del 31 de mayo, aunque no ha precisado el impacto presupuestario.

En concreto, la última actualización del cuadro contempla un crecimiento del PIB del 6,5% para este año, por debajo de casi el 10% previsto inicialmente, debido al "fuerte impacto" a la tercera ola.

Para los ejercicios siguientes, la evolución de la economía va a ir convergiendo hacia su crecimiento potencial con el avance previsto del 3,5% en 2023 y del 2,1% en 2024.

El déficit público cerró el año 2020 en el 10,09% del PIB sin incluir las pérdidas de Sareb (con ellas se elevó al 10,97%), por debajo del 11,3% previsto inicialmente por el Ejecutivo, y se reducirá al 8,4% este año, la segunda mayor reducción de toda la serie histórica, según destacó la ministra.

Mejores Momentos

Programas Completos