Madrid, una ciudad edificada sobre el agua a lo largo de los siglos

Foto: Telemadrid.es |Vídeo: Telemadrid

"Fui sobre el agua edificada, mis muros de fuego son". Así reza este lema sobre la fundación de la ciudad de Madrid en el siglo XIII.

Hoy en el Día Mundial del Agua, comprendemos de nuevo que la historia de Madrid y sus habitantes no podría entenderse sin el agua. Una ciudad construida sobre el cauce de una veintena de arroyos y un río principal, el Manzanares, origen de los primeros asentamientos.

El agua de Madrid

En el siglo IX los árabes construyeron canalizaciones para filtrar y conducir el agua bajo tierra. Su abundancia fue uno de los motivos por los que Felipe II trasladó la Corte a Madrid en 1561. A partir de ahí, se decide unificar los arroyos que tenía la capital. De entre todos, destacaban la calidad del agua que ofrece el de la Castellana y el Abroñigal.

El 1851, ya con 200.000 habitantes, llega a la capital el agua del río Lozoya. Una traída de 80 kilómetros que se inició en la presa del Pontón de la Oliva. Un proyecto de ingeniería al frente del que estuvo Lucio del Valle, creador del Canal de Isabel II, de la Puerta del Sol y de la carretera de Valencia, entre otras obras.

Alcantarillas con historia

A lo largo de los siglos, los madrileños han creado imponentes construcciones hidráulicas con las que abastecerse y también con las que evacuar sus aguas residuales. La red de alcantarillado de Madrid empieza a tomar forma en tiempos de Carlos III, con su arquitecto de referencia Sabatini. Aún hoy quedan elementos del siglo XVIII en uso

Hasta el siglo XX no se acometerá el primen plan de saneamiento integral de Madrid, bajo la alcaldía de Enrique Tierno Galván.

Mejores Momentos

Programas Completos