¿Cuántos tipos de rosquillas de San Isidro hay?

Foto: Redacción |Vídeo: Telemadrid

El 15 de mayo se celebran las fiestas patronales de Madrid en honor de San Isidro Labrador y entre los elementos que no pueden faltar en estas populares fiestas están el chotis, las gallinejas, los chulapos y, cómo no, las rosquillas de San Isidro. Es por eso que hemos visitado la pastelería ‘El horno de San Onofre’ para descubrir todas las variedades que hay.

Ruta 179: San Isidro
Ruta 179: San Isidro
Ruta 179: San Isidro

Ruta 179: San Isidro

La popularidad y el origen de las rosquillas de San Isidro se deben a que se trata de un producto fácil y rápido de elaborar: harina, azúcar, huevos, aceite y anís como base. Al estar en fiestas, la gente quería salir pronto de sus casas e ir a la verbena y la romería.

La tía Javiera dio fama a las rosquillas del santo o rosquillas de San Isidro, rosquillas que se podían elaborar con un simple fuego y un balde de aceite. Esta vecina de Villarejo de Salvanés logró amasar una importante fortuna.

La tonta, con anís, es la base de las rosquillas. La lista, por su parte, no lleva anís, pero está bañada en jarabe y recubierta de yema y limón. La de Santa Clara es una tonta sin anís, pero con un merengue. Las más modernas serían las francesas: una tonta que se ha embellecido con almendra y azúcar glas.

¿Cuántos tipos de rosquillas de San Isidro hay?

‘El horno de San Onofre’ lleva abierto en la calle Mayor desde 1984, pero el negocio empezó años antes en una pequeña tienda a espaldas del edificio de Telefónica. De hecho, Ana pertenece a la tercera generación de pasteleros. Aquí, además, también preparan los dulces olvidados de Madrid, como los panecillos de San Antón, los pestiños o los bartolillos.

Recomendamos

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de San Isidro