Javier Limón: "El éxito en la música es pagar la hipoteca"

Javier Limón es uno de los productores y compositores de música más prestigiosos de nuestro país. Acaba de hacer un alto en el camino en la Universidad de Berkley, donde trabaja, y regresa a España para promocionar su nuevo trabajo, ‘Hombres de Fuego’.

Son doce canciones compuestas por el propio Javier donde el texto adquiere especial importancia, unido a la voz de estos grandes intérpretes como Juan Luis Guerra junto a Nella, Santiago Auserón, Alejandro Sanz, Carlos Vives, Coque Malla, Miguel Poveda, Antonio Zambujo con Diogo Clemente, Pablo López, Chabuco con Dany Noel, Arcángel, Pitingo y Saúl Quirón con Matthew Nicholl.

“Llevo 4 o 5 años con el disco porque había que engañarles uno por uno”, dice entre risas.

La música para Javier es más una necesidad que un trabajo, tanto que incluso la sueña: “De repente me despierto a las 3 de la mañana con canciones hechas, letra y música, que he soñado”, cuenta el artista en Madrid Directo.

Nunca puso en duda su vocación, pero no siempre fue fácil: “Me lo he pasado muy bien en la música, pero en 2003 lo quise dejar porque no tenía dinero para pagar la casa, y el éxito en la música es pagar la hipoteca”, asegura Javier.

"Los artistas más grandes son los más humildes; luego llega uno de 22 años y flipas"

Sin embargo, al año siguiente, en 2004, gané cuatro Grammy porque se juntaron cuatro discos muy especiales: Paco de Lucía, Morente, Lágrimas Negras y Andrés Calamaro y, desde entonces, han pasado los siguientes 20 años como un suspiro… Qué largos los días y qué corta la vida”, dice entre risas Javier.

Producir música con los más grandes, conlleva un trabajo añadido, gestionar los egos: “He comprobado en todos estos años que cuanto más grandes son los artistas, más humildes. Bebo, Serrat, Luz Casal, Morente… son los más humildes. Luego te llega uno de 22 años y flipas, teniendo que argumentar cosas que son obvias por la experiencia del trabajo”, explica Javier.

La música es el combustible vital de este productor inagotable: “Yo me he tirado años trabajando todos los días”, confiesa Javier, “pero para mí no era trabajo. La música es muy primigenia, va muy cercana al ser humano desde el primer latido de vida… Son dos artes, el ritmo y la armonía, y cuando se mezclan es algo maravilloso”.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Música