Crackovia, capítulo 8