Vídeo: Telemadrid | Foto: TELEMADRID

Amputado de las dos piernas por el Covid: “Hay que ser responsables, no es ninguna broma”

Rafael tiene 67 años y ha sufrido la amputación de las dos piernas por los trombos provocados por el Covid, que constituyen una de las secuelas más graves del coronavirus que él contrajo al principio de la pandemia.

Rafael quiere trasladar un mensaje de concienciación y visibilizar que nadie escapa al virus y a sus terribles consecuencias. “Que la gente se conciencie y que se lo tome en serio porque esto no es ninguna broma, puede pasarle a cualquiera y es muy grave –señala a Buenos Días Madrid- Antes creíamos que todos éramos inmunes, pero hay que darse cuenta de que no, hay que ser responsables”.

Once meses ingresado

Se contagió con el virus recién jubilado y cree que lo cogió porque su madre estaba ingresada por otros motivos y estuvo con ella. A finales del pasado mes de marzo notó dolores en las piernas, cuando estaba en su casa confinado como todo el mundo. Llamo al médico y tras unas pruebas le diagnosticaron Covid y le ingresaron. Allí aumentaron los dolores y le operaron, pero no lograron eliminar los trombos y le acabaron amputado 1 pierna el 4 abril y la otra al mes siguiente. Ahora lleva dos prótesis.

Estuvo ingresado 11 meses y en ese tiempo solo pudo ver a sus hijos un día. Rafael no se desanima, al contrario, se siente con fuerzas para moverse y para todo. “Cuando me jubilé pensaba tener una vida normal con mi mujer y moverme para ir por ahí –cuenta- pero la vida me ha cambiado. Llegue a casa hace poco y ni he salido a la calle, me muevo por casa”.

"Me veo con fuerzas para moverme"

Le está costando, pero le echa muchas ganas “porque con 67 años que tengo me veo con fuerzas para estar de pie y no estar sentado”. Piensa en tener en un futuro prótesis buenas, pero “valen un dineral y a ver las ayudas que podemos tener”.

Quiere valerse por si mismo entre otras cosas porque la salida de su casa tiene escaleras hasta llegar al ascensor y tiene dificultades para salir de casa y por lo tanto para acceder a la calle. “Moverme era la idea que tenía cuando te jubilas, pero ahora hay que luchar y si te quedas en casa y encima sentado es peor”.

Después de lo que le ha pasado, pide Rafael, “que la gente se conciencie y que se lo tome en serio porque esto puede pasarle a cualquiera y es muy grave. Hay que ser responsables porque nunca piensas que te puede pasar a ti, la gente se cree que es una broma y no es ninguna broma”.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Coronavirus COVID-19