El chat sin riesgo para frenar los maltratos a menores

  • El chat ANAR evita poner en riesgo al menor de edad en caso de ser sorprendido por su agresor
  • El confinamiento ha escondido las agresiones a menores y se han recogido hasta 5.500 denuncias en 2020, frente a las 3.000 de 2019

Miles de niños, niñas y adolescentes sufren maltrato, en sus propios hogares, por parte de familiares o personas cercanas o en el colegio. La Fundación Anar junto con la Fundación La Caixa, ha publicado datos que muestran que durante la pandemia y especialmente durante el confinamiento estas situaciones se han agravado.

Más de 11.600 menores en riesgo de maltrato piden ayuda en el chat ANAR
Más de 11.600 menores en riesgo de maltrato piden ayuda en el chat ANAR
Más de 11.600 menores en riesgo de maltrato piden ayuda en el chat ANAR

Más de 11.600 menores en riesgo de maltrato piden ayuda en el chat ANAR

El Chat ANAR es un canal que está en marcha desde el año 2017 y que sirve para que las víctimas puedan pedir ayuda de forma segura. A través de él, en 2020, lo han hecho 5.500 menores, mientras que en los años anteriores, no llegaron a 3.000. Diana Díaz es directora del chat Anar y nos cuenta cómo funciona en Buenos Días: "El confinamiento ha supuesto un encierro tan absoluto que la convivencia con el agresor durante 24 horas ha supuesto el momento más delicado. Como desde las fundación lo sabíamos, redoblamos nuestro esfuerzo y dirigimos nuestras ayudas hacia el chat ANAR. El 89,3% de los chats atendidos tenían una gravedad media o alta".

El chat se complementa con el Teléfono ANAR (900 20 20 10 / 116111), pudiendo llegar a transformarse automáticamente en una llamada cuando el caso así lo requiere por su urgencia y gravedad: "Es un método muy silente y además no deja huella porque tiene una función de borrado automático para que no se pueda rastrear, pero las líneas telefónicas de ayuda también funcionan estupendamente"

¿Cuál es el protocolo de ANAR cuando un menor pide ayuda?

Diana Díaz nos cuenta cuáles son los pasos a seguir de la Fundación cuando un menos se pone en contacto con ellos en busca de ayuda: "Ante una petición de ayuda de un menor de edad, lo primero que hacemos es orientar psicológicamente teniendo en cuenta que cada caso es distinta y cada menor tiene una situación particular. Cuando tras esta orientación el menor o su familia no pueden resolver el problema, acudimos a profesionales y les ponemos en contacto con ellos y en último lugar, cuando la situación es de grave riesgo, nuestra actuación -si el menor nos da permiso- es acudir a los profesionales del 112 y cuerpos de seguridad del Estado. Luego, ANAR hace un seguimiento posterior de la situación".

Mejores Momentos

Programas Completos