El doctor Tranche en contra de que un vacunado tenga salvoconducto: “No hay evidencia de que no transmita el virus”

El presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, Salvador Tranche, coincide con la opinión del Ministerio de Sanidad de que de cara a la Semana Santa deberíamos ser más restrictivos. “La única manera de evitar una cuarta ola, como ya nos están vaticinando, con un incremento de mortalidad de aquí a junio es respetando las medidas”.

A Juan Pablo Colmenarejo en Buenos Días Madrid de Onda Madrid le reconoce que lo están haciendo mal. "El descenso en más lento de lo deseable -señala- Y la impresión es que el virus volverá a crecer porque es impredecible. La mayor parte de los enfermos son asintomáticos y así es muy difícil de controlar”.

Falsa sensación de seguridad

Tranche piensa que para controlar la pandemia no hay otra más que ser restrictivo, “toda la sociedad, no sólo los jóvenes”. “Ahora tenemos una falsa sensación de seguridad motivada por la vacunación -señala- Pero está siendo más lenta de lo deseable y no están llegando las que prometieron. Para llegar a esa inmunidad social estimada al 70%, hay que seguir con las medidas de seguridad. Por lo menos, hasta final de verano y de cara ya a que 2022, intentar que sea un año mejor”.

La vacuna no es un salvoconducto

Avisa de que los vacunados no deberían moverse con libertad por España. “El paciente vacunado debe seguir manteniendo las medidas de seguridad. No hay evidencias de que no puedan transmitir el virus. Una vacuna no es un salvoconducto”, subraya.

Piensa el doctor Tranche que el verano que viene será parecido al pasado, y que la meta está en “conseguir vacunar masivamente a la población, lo más rápidamente posible porque los virus mutan. Tenemos ya dos o tres variantes que no están cubiertas con la vacuna. Llevamos un año duro de encierro y hay ganas de salir y encontrarse. Pero tenemos que mirar más allá y preguntarnos qué pasa tras el verano y el año que viene".

Los madrileños se mueven mucho

Opina Tranche que "debemos seguir con las medidas restrictivas generalizas y que nadie quede fuera (en referencia a Madrid). En el resto de comunidades tenemos un poco de miedo porque los madrileños se mueven mucho y pueden ser foco de distribución de la enfermedad”.

Reconoce Tranche que la fatiga pandémica existe. “Está en pacientes y profesionales. Se ve irratibilidad, agresividad y malestar. Nos exigen más a los sanitarios a pesar de que hacemos lo que podemos y vemos mucha patología mental debido a los confinamientos. Detrás de todo esto, encima está lo económico. La pandemia de la pobreza y el hambre, y genera mucha crispación”.

Insiste en la necesidad de más rastreadores. “Hay laxitud porque los hospitales ya no se saturan tanto. Pero no hay que perder de vista el elemento original. Cuando el río se desborda hay que mirar río arriba. Cuando un paciente es diagnosticado, es muy importante averiguar cómo y más con las nuevas variantes. Así evitaremos que se desborden las UCIS y los hospitales”.

Mejores Momentos

Programas Completos