Las colas del Isabel Zendal, a partir de ahora más "a la sombra de los árboles para evitar la espera al sol”

  • Entrevista en Onda Madrid al coordinador general del Hospital Isabel Zendal, Fernando Prados

El coordinador general del Hospital Isabel Zendal, Fernando Prados, se felicita en Buenos Días Madrid de Onda Madrid del millón de vacunas puestas en el Hospital Enfermera Isabel Zendal. A Juan Pablo Colmenarejo hace gala del récord que consiguió el miércoles 7 de julio: "Se vacunó a más de 33.000 personas, pero vamos a un ritmo por encima de las 20.000 personas diarias desde hace semanas".

Sobre las colas de espera, que algunos cifran en unas dos horas el día de máxima citación, y que Prados rebaja a, como mucho, hora y tres cuartos, asegura que hacen lo posible para minimizarlas y tienen en cuenta el calor en este mes de julio cuando la espera es en el exterior.

Foto: REDACCIÓN |Vídeo: Telemadrid

“Fuera, hemos derivado la cola a las zonas de árboles y espacios de sombra. Intentaremos que no haya tanta espera que tengan que esperar al sol", afirma.

Paciencia para vacunar a cuantos más mejor

"En algunas ocasiones –señala Prados-cuando hay tantas personas previstas hay que esperar algo más. Cuando se citan a más de 30.000 personas, lógicamente tienen que esperar desde el momento que se produce el más mínimo problema. Porque muchas no llegan a tiempo, otras no consiguen aparcar, otros no llegan".

"Por tanto, es lógico que se produzcan alteraciones y por eso se producen esperas -señala- Pero el objetivo real y principal es vacunar a cuanta más gente mejor y cuanto antes. Si queremos cumplir con ello, no queda más remedio: hay que esperar un poco más".

Prados piensa que será posible que otro día se vuelvan a citar a otras 30.000 personas y las colas se vuelvan a repetir. "Seguro que van a coincidir primeras dosis con segundas dosis. Estaremos atentos. Esto se sabe de un día para otro y hay que organizarse. Estamos en contacto con la policía municipal para evitar ir solucionando los problemas" y evitar que se produzcan aglomeraciones y largas esperas.

"Si de verdad hay que esperar hora y media en algunos casos, lo sentiremos mucho, haremos lo posible para que no sea así, pero tienen que comprender que lo importante es que los vacunemos", señala.

Colas y altas temperaturas

Este fin de semana, los pronósticos apuntan a las altas temperaturas. Por eso, en el Zendal, se han habilitado zonas frescas climatizadas dentro del edificio, "para que se hagan la fila allí la mayor parte de las personas. Pero fuera, hemos derivado la cola a las zonas de árboles y espacios de sombra. Intentaremos que no haya tanta espera que tengan que esperar al sol".

Explica que ellos vacunan según les pauta Salud Pública, "que es la que cita a la gente que hay que vacunar. Son decisiones estratégicas de acuerdo a las personas y tipo de vacuna que ellos determinan. Se están haciendo esfuerzos por parte de los profesionales para vacunar a tanta gente y yo les aplaudo porque están haciendo un trabajo fantástico".

Priorizar el número de vacunas

"Preferimos priorizar el ampliar el número de vacunas, a las esperas en la puerta. Hoy vamos a vacunar a 23.000 personas. Estamos por encima de los 20.000. Es muy importante que la gente se vacune". Se felicita también por el éxito de la vacunación nocturna. "Damos unas 2.000 citas que se suelen llenar. Ayer teníamos 2.150 por autocita. Y se hace mucho más tranquilo".

Ingresados mayores que no han querido vacunarse

En cuanto a la situación del hospital, "hemos estado descendiendo en número de pacientes desde la semana pasada. Y desde entonces, nos hemos mantenido. Pero los últimos 2-3 días, hemos tenido un ligero incremento. Ahora tenemos 94 pacientes, después de llegar a 70. La pandemia nos ha dado un respiro, pero no nos podemos confiar".

Y nos habla de cómo es el perfil de los pacientes. "Son más jóvenes, que soportan mejor la enfermedad. Son menos los que requieren cuidados intensivos o intermedios, esto da optimismo. Pero no es buena señal que aumente el número de pacientes. El aumento de la incidencia se refleja en un incremento de gente que ingresa".

Los ingresados ahora, "suelen ser no vacunados. También hay vacunados, pero tienen una mejor evolución que los que vienen sin vacunar, que suelen ser personas mayores que no se han vacunado porque no han querido hacerlo". Prados afirma que son madrileños por encima de los 60 años.