El lado más humano de... Carlos Rivera, alcalde de Torremocha de Jarama

En nuestra sección 'Los alcaldes también son humanos' , en 'Buenos Días. Madrid' de Onda Madrid, nos desplazamos hasta Torremocha de Jarama. Este municipio se encuentra a 63 kilómetros de Madrid capital, limita con la provincia de Guadalajara y por el que fluyen el río Jarama y el arroyo San Román.

En esta localidad hay empadronados 1.135 vecinos, son los torremochanos.

Sus orígenes provienen del Imperio Romano y fue, por cierto expoliado por las fuerzas napoleónicas en 1813, lo que supuso casi su destrucción.

De su patrimonio destacan la Iglesia de San Pedro, uno de los pocos ejemplos de románico de la región, los antiguos cocederos de vino, el Torreón, una torre defensiva de origen romano o el Canal de Cabarrús, una antigua vía de agua, hoy parcialmente destruida que llegó a tener 12 kilómetros de longitud y unía las cuencas del río Lozoya y Jarama.

Ruta 179: Torremocha de Jarama
Ruta 179: Torremocha de Jarama
Ruta 179: Torremocha de Jarama

Ruta 179: Torremocha de Jarama

El 15 de mayo celebran San Isidro y el tercer domingo de septiembre la Virgen de los Dolores con actos religiosos, chocolatada y actuaciones musicales.

Su alcalde, Carlos Rivera es junto a Luis Partida, alcalde de Villanueva de la Cañada, los dos regidores que gobiernan de forma ininterrumpida desde las primeras elecciones municipales de la democracia, en 1979, han vuelto a ganar en sus respectivas localidades. Además los dos con mayoría absoluta.

Además Partida y Rivera pertenecen al exclusivo club de los 31 alcaldes españoles que han ejercido el cargo a lo largo de los 40 años de la democracia.

Carlos Rivera ha visitado los estudios de Onda Madrid donde ha recordado sus comienzos como alcalde de Torremocha y ha explicado que "al principio todo era nuevo, cuando llegue a la alcaldía no había escuela, solo una pequeña habitación como consultorio médico, y un secretario que venía una hora los lunes al Ayuntamiento".

El principal problema para aquel que quiera irse a vivir Torremocha es el del acceso a la vivienda. "Tras la pandemia se ha comprado todo por el auge del teletrabajo, algo que también ha ocurrido en otros municipios cercanos", ha explicado.

Rivera empezó sus estudios en el seminario y no descarta "ser sacerdote" cuando deje de ser alcalde, un cargo que dice "le cuesta dinero", por lo que tiene que alternar su responsabilidad con su puesto de como secretario de varios ayuntamientos en la Sierra Norte.

La apertura del centro de mayores es una de las cosas de las que "más orgulloso" se siente el alcalde de Torremocha por las dificultades que tuvo hasta que lo consiguió.

Mejores Momentos

Programas Completos