Ocho detenidos en la cuenca alta del Manzanares con 364 kilos de marihuana

  • La operación se ha desarrollado en El Boalo, Manzanares el Real y Miraflores de la Sierra
La Guardia Civil desarticula un grupo criminal especializado en robos con alunizaje y maza
La Guardia Civil |TELEMADRID

La Guardia Civil ha detenido a ocho personas en tres operaciones desarrolladas en la cuenca alta del Manzanares, concretamente en El Boalo, Manzanares el Real y Miraflores de la Sierra, en las que ha intervenido 364 kilos de marihuana.

Los detenidos están acusados de delitos de pertenencia a grupo criminal, defraudación de fluido eléctrico y contra la salud pública por tráfico de droga, informa la Guardia Civil.

Los agentes establecieron dispositivos de vigilancia en varias viviendas de dichas localidades en las que descubrieron que varios usuarios obtenían corriente eléctrica de manera ilegal.

En la primera operación, que se desarrolló en El Boalo, fueron detenidos dos ciudadanos marroquíes y otro español al detectarse un ruido permanente de aparatos de aire acondicionado en el interior de la vivienda.

Los agentes realizaron un primer registro de una furgoneta en la que incautaron 70 kilos de plantas de marihuana distribuidas en sacos, además de fertilizantes y materiales para el mantenimiento de la plantación.

Además en el registro de la vivienda se intervinieron 435 plantas y casi 40 kilos de cogollos.

La segunda operación, que tuvo lugar en Manzanares El Real, se inició por la alerta de un ciudadano que detectó un fuerte olor a marihuana proveniente de una de las viviendas, en la que según pudieron confirmar los agentes, habitaba un hombre español y una ciudadana polaca.

La plantación estaba situaba en el sótano del domicilio y albergaba más de mil plantas de esta droga en avanzado estado de germinación, así como dinero en efectivo y una pistola simulada.

En la localidad de Miraflores de la Sierra los agentes detectaron actitudes extrañas en dos hombres y una mujer colombianos y tras someterles a vigilancia comprobaron la existencia de un fuerte olor a droga y observaron el funcionamiento de varios dispositivos de aire acondicionado.

Al ser registrada la vivienda la Guardia Civil intervino 35 kilos de cogollos y halló varios aparatos de climatización, humidificadores, filtros de carbono y extractores.

Las tres intervenciones se han llevado a cabo por agentes de la Guardia Civil pertenecientes a unidades dependientes de la Compañía de Colmenar Viejo.