Desmantelada en Madrid una banda que robaba en viviendas de chinos de clase media y alta

Objetos requisados en la operación
Objetos requisados en la operación |GUARDIA CIVIL

Agentes pertenecientes al Grupo de Delincuencia Organizada de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, en el marco de la operación 'Habitat Alcaudon' han arrestado a los cuatro integrantes de un grupo especializado en robar viviendas habitadas, principalmente de ciudadanos de origen chino y situadas en diferentes municipios de la Comunidad, ha informado el Instituto Armado.

La investigación arrancó a mediados del mes de abril cuando se produjo un robo con fuerza en una vivienda situada en Tres Cantos, en el que los autores tras forzar una puerta, lograron hacerse con un suculento botín de dinero en metálico y de joyas y documentación que se encontraban en el interior de una caja fuerte.

El análisis de este hecho permitió relacionarlo con otros que se habían cometido con el mismo patrón delincuencial en Majadahonda, Boadilla del Monte, Galapagar, Brunete y Pinto encontrándose detrás de todos ellos un grupo perfectamente estructurado y organizado.

La metodología utilizada por los autores de los hechos consistía en localizar viviendas de moradores de clase media-alta, siendo sus objetivos principales ciudadanos de origen chino, para posteriormente acceder a los domicilios cuando no se encontraban dentro, y tras forzar el bombín de la cerradura o utilizar el método del 'resbalón' acceder al interior y hacerse con todo tipo de efectos de valor que se encontraran a su paso.

El grupo lo formaban tres hombres y una mujer que desempeñaban siempre las mismas funciones a la hora de perpetrar los robos. Dos de los varones eran los que forzaban los cierres y accedían al interior mientras que el otro hombre y la mujer realizaban funciones de vigilancia en las inmediaciones de la vivienda, uno a pie y otro desde un vehículo, para evitar ser sorprendidos.

Una vez que los autores se encontraban en el interior sustraían en pocos minutos todo tipo de efectos de valor, decantándose principalmente por dinero en efectivo, joyas, relojes, pequeños electrodomésticos y accesorios de primeras marcas.