Afectados por Corrugados Getafe reclaman conocer las mediciones de ruido

  • Exigen transparencia en la comunicación de los datos 
  • Se han dirigido al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid 
Humos procedentes de la fundición de Corrugados, en Getafe
Humos procedentes de la fundición de Corrugados, en Getafe |Plataforma Afectados Corrugados

Vecinos afectados por la cercanía de una fundición en Getafe han reclamado los resultados de las mediciones de ruido en las viviendas de dos barrios al sospechar del incumplimiento de los niveles de ruido "por no haber acometido las obras necesarias antes del 30 de junio de 2021, la fecha límite marcada por las prórrogas concedidas por la Comunidad de Madrid".

Según los afectados, el permiso de funcionamiento para este tipo de industrias finalizó el pasado 30 de junio

Desde la Plataforma de Afectados por Corrugados Getafe han asegurado en un comunicado que ni la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad ni el Ayuntamiento de Getafe, "se han pronunciado todavía sobre este incumplimiento, siendo un requisito indispensable para renovar la Autorización Ambiental Integrada (AAI), el permiso de funcionamiento para este tipo de industrias, que también finalizó el pasado 30 de junio".

Mediciones de ruido

Por ello, han pedido tanto a la Comunidad de Madrid como al Ayuntamiento de Getafe conocer los resultados de las mediciones de ruido que se llevan haciendo desde hace semanas en viviendas de los barrios de Juan de la Cierva y de Los Molinos, los más próximos a la siderúrgica.

Recuerdan que "ya quedó probado ante un juez el incumplimiento por parte de Corrugados de los niveles de ruido tanto de día como de noche".

"El ruido provocado con esta industria pesada superaba los 55 decibelios máximos en horario nocturno"

Además, han recordado que fue en 2017 cuando las continuas quejas de un vecino consiguieron que se realizaran mediciones de ruido en tres puntos durante cuatro días en las inmediaciones de la fábrica dentro de las zonas residenciales, con el resultado de que "el ruido provocado con esta industria pesada superaba los 55 decibelios máximos en horario nocturno".

Con esos datos, el Ayuntamiento confeccionó un anexo en su Plan de Acción contra el Ruido, en el que se reflejan las mediciones realizadas y sus valores por encima de los límites fijados, "presentando con estas pruebas una denuncia que fue aceptada por la Fiscalía de Getafe".

Por ello, los afectados han exigido transparencia en la comunicación de los datos relativos a las mediciones de ruido, al estado de implantación del plan de minimización del ruido "y de cualquier otra circunstancia que atente contra la salud de los vecinos y la calidad del medio ambiente".