Mercadona renuncia a su sistema de reconocimiento de clientes no deseados

  • La tecnología fue probada en 48 tiendas, pero ante las dudas legales surgidas la empresa ha decidido retirarla
  • Abonará 2,5 millones a la Agencia de Protección de Datos por la propuesta de sanción
Mercadona renuncia a sus cámaras de reconocimiento facial para detectar clientes no deseados
Rotulo de Mercadona en una de las tiendas |Telemadrid.es

Mercadona ha decidido dar por finalizado el procedimiento abierto por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y pagar los 2,5 millones de euros de sanción propuesta por este organismo en relación con el proyecto piloto que fue probado durante varios meses en 48 de las 1.640 tiendas que posee la compañía, según han informado a Europa Press en fuentes de la firma de supermercados.

El sistema, con la correspondiente autorización judicial y tras contrastar científicamente, aplicaba un primer filtro tecnológico y una segunda verificación visual y establecía si la persona identificada tenía o no una orden de alejamiento vigente del establecimiento. Después procedía a notificarlo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, responsables de hacer cumplir la medida en vigor.

"Ahora lo más responsable y riguroso es dar por finalizada esta prueba piloto"

Transparencia e información

Según mantienen desde la compañía, no se guardaba ningún tipo de información de los clientes que el sistema no identificaba. Los datos se eliminaban en su totalidad, afirman, en 0,3 segundos. Este breve proceso, explican, hacía imposible identificar a las personas sobre las que no existía una prohibición judicial de acceso al establecimiento.

La medida, según Mercadona, perseguía reforzar la seguridad tanto del personal de la tienda como de los clientes. Para ello la compañía mantuvo un contacto estrecho con las autoridades correspondientes. Asimismo, compartió con la AEPD todos los procedimientos de su Sistema de Detección Anticipada antes de iniciar la prueba.

La compañía afirma que se aplicaron "los más estrictos estándares de transparencia"

Paralelamente, la compañía afirma que se aplicaron "los más estrictos estándares de transparencia", con campañas de información tanto a través de los medios de comunicación como en carteles expuestos en estos 48 supermercados.

Con autorización judicial

Además de ello, en todos y cada uno de los casos Mercadona asegura que dispuso siempre de autorización judicial previa, sustentadas en más de treinta y siete sentencias firmes con orden de alejamiento del establecimiento en vigor que autorizaban el uso de dicha tecnología.

Ante la indefinición y dudas legales puestas de manifiesto en lo actuado hasta el momento en el procedimiento sobre esta tecnología, Mercadona considera que "ahora lo más responsable y riguroso es dar por finalizada esta prueba piloto".