La segunda dosis de AstraZeneca no aumenta el riesgo de trombos raros

  • Según un estudio publicado en la revista 'The Lancet'
Dosis de la  vacuna de AstraZeneca
Dosis de la vacuna de AstraZeneca |TELEMADRID

Un estudio científico publicado en la prestigiosa revista británica 'The Lancet', asegura que las personas vacunadas contra la Covid-19 con una segunda dosis de AstraZeneca, no presentan un mayor riesgo de padecer trombos 'raros' que aquellas que no hayan sido inmunizadas.

El análisis, realizado a partir de la base de datos de la vacuna de la farmacéutica anglo-sueca, se centra en un efecto adverso altamente raro que es provocado por algunos preparados, como Vaxzevria (AstraZeneca), denominado trombocitopenia inmune trombótica inducida por vacunación (VITT).

No hay mayor incidencia que en poblaciones no vacunadas

Los expertos han llegado a la conclusión que la incidencia de VITT en aquella personas que recibieron el segundo pinchazo de la vacuna de AstraZeneca es de 2,3 por cada millón de vacunados, algo similar a la incidencia observada en las poblaciones no vacunadas.

Mene Pangalos, vicepresidente ejecutivo de I+D de AstraZeneca, asegura en un comunicado que la vacuna AstraZeneca "es efectiva en cualquier caso contra la Covid-19 y desempeña un papel clave en la lucha contra la pandemia". Y concluye que "a menos que se detecte un VITT después de la primera dosis, estos resultados apoyan la inoculación de la segunda dosis de la vacuna en los tiempos previstos, de cara a ofrecer protección contra la Covid-19, incluidas las variantes más preocupantes".

El aumento de la incidencia de trombos entre las personas infectadas con Covid-19 fue mucho mayor que entre las vacunadas

En ‘The Lancet’ también se asegura en otro estudio que "los perfiles de seguridad de AstraZeneca y de las vacunas de ARN mensajero ( BioNTech/Pfizer o Moderna) son similares y, en general, favorables". Los resultados de los estudios revelan que la tasa de incidencia de VITT detectada tras la administración de cualquiera de los dos tipos de vacunas es similar a la observada en poblaciones no inmunizadas.

Por último, también confirman que, al margen de la vacuna utilizada, "el aumento de la incidencia de trombos entre las personas infectadas con Covid-19 fue mucho mayor que entre las vacunadas".