Madrid recurrirá, si es necesario, a centros sanitarios privados para vacunar

  • La Comunidad de Madrid dispondrá de al menos 38 centros sanitarios privados para vacunar de la covid-19 en el caso que fuera necesario reforzar la red pública de vacunación
Madrid recurrirá, si es necesario, a centros sanitarios privados para vacunar
Vacunación |Redacción

La Comunidad de Madrid dispondrá de al menos 38 centros sanitarios privados y de su personal para vacunar de la covid-19 en el caso que fuera necesario reforzar la red de vacunación, integrada actualmente por hospitales públicos, centros de Atención Primaria, el estadio Wanda Metropolitano y el Wizink Center.

La medida, recogida en una Orden de la Consejería de Sanidad fechada el 13 de mayo, señala que los titulares de los centros sanitarios privados tendrán derecho a ser indemnizados "tras la tramitación del correspondiente procedimiento que se iniciará a instancias del perjudicado". Fuentes de la Consejería de Sanidad han indicado a Efe que las posibles indemnizaciones no están fijadas y que es un procedimiento que se hará "en su momento".

Las mismas fuentes añaden que los centros sanitarios privados "todavía no van a vacunar" porque la red actual "tiene capacidad sobrada" y señalan que el listado de 38 no está cerrado y "se puede modificar".

La orden indica que la puesta a disposición de los centros privados para la vacunación se extenderá hasta el 30 de septiembre de este año, "pudiendo prorrogarse en caso de ser necesario, mientras no se declare la finalización de la situación de crisis sanitaria".

El objetivo es "aumentar la capacidad de inoculación de dosis y lograr una mayor eficiencia de los medios disponibles para ello".

En la actualidad, la Comunidad de Madrid cuenta como puntos de vacunación con hospitales públicos, centros de Atención Primaria, el estadio Wanda Metropolitano y el Wizink Center.

Además, a finales de abril varios centros hospitalarios privados de la región comenzaron a inocular la vacuna de Moderna a sus pacientes.

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (Adspm) y el sindicato UGT, entre otros, han mostrado su desacuerdo con la posible incorporación de centros privados a la estrategia de vacunación.