Los reyes pasean por la Habana Vieja en su primera visita de Estado a Cuba

Los reyes pasean por la Habana Vieja en su primera visita de Estado a Cuba

El Rey Felipe VI ha visitado este martes La Habana Vieja como no pudo hacerlo Juan Carlos I en 1999, saludando a turistas españoles y a curiosos, incluso escuchando 'vivas' al Rey, a la Reina y a España, incluso a pesar de la seguridad cubana, en el primer día de su viaje de Estado a Cuba.

Los actos oficiales han comenzado por la mañana ante el monumento a José Martí, para la ofrenda floral que forma parte del protocolo cubano para las visitas oficiales. El memorial está en lo alto de la plaza de la revolución, así que la ofrenda, precedida por los himnos de los dos países, ha dejado la imagen de los Reyes y la delegación española flanqueados por los gigantescos retratos murales de Ernesto 'Che' Guevara y Camilo Cienfuegos.

Ofrenda floral en el monumento a José Martí

Este martes, la visita del Rey al centro colonial de la ciudad no estaba anunciada en el programa oficial. La Reina se había desplazado con la esposa del presidente cubano, Lis Cuesta, a ver un proyecto de la cooperación española, y el Rey, después de su reunión con Díaz-Canel, ha cambiado el traje por la tradicional guayabera caribeña y ha acompañado a su esposa en un breve paseo entre la Plaza de la Catedral y la Plaza de Armas y algunos de los edificios colindantes.

FelipeVI con Díaz Canel

Ambos con gafas de sol, de la mano, y admirando la imponente arquitectura de los edificios coloniales mejor conservados de la ciudad, los Reyes han provocado la sorpresa de los turistas españoles que visitaban la catedral y sus aledaños y se han detenido a saludar a varios. "Bienvenido a Cuba", "Viva el Rey", "Viva la Reina", han escuchado durante el paseo.

No había multitudes en las calles, pero los agentes de seguridad cubana han vivido un par de momentos de crispación, primero cuando un visitante brasileño se ha empeñado en hacerse un 'selfie' con el Rey, y luego cuando un ciudadano cubano le ha entregado lo que parecía una viñeta cómica. Pese a los empujones de los agentes, el Rey se ha girado para recibirlo y luego se lo ha entregado a un ayudante.

La visita se ha organizado sin presencia del Gobierno cubano, solo los Reyes visitando el legado español en La Habana, y no ha podido haber especulaciones en torno a las chaquetas, porque el grueso de la delegación española ha optado por el protocolo cubano y ha vestido guayabera.

Al cabo de la breve visita, los Reyes se han marchado a comer en privado y esta tarde irán al Gran Teatro Alicia Alonso, para ver la exposición fotográfica "España y Cuba: contigo en la distancia" y asistir a una gala de danza.

Después, volverán a la sede del Consejo de Estado, donde se reunirán de nuevo con Díaz-Canel y su esposa, para la cena oficial que pondrá fin a la primera jornada de la visita.