El sistema judicial se encuentra al límite de su capacidad

El sistema judicial se encuentra al límite de su capacidad

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Celso Rodríguez Padrón, ha señalado este lunes que "el sistema judicial, con su diseño actual, se encuentra al límite de su capacidad". Lo ha expresado en el acto de apertura del año judicial en la región, en presencia de la presidenta del Gobierno regional, Isabel Díaz Ayuso; el consejero de Justicia, Enrique López, y la cúpula de la judicatura de Madrid.

La realidad judicial tropieza -en Madrid y en el conjunto del Estado- con un volumen de litigiosidad por completo "desproporcionado" en relación a una planta "desfasada", ha indicado Rodríguez Padrón.Desde un punto de vista cuantitativo, la cifra de jueces por número de habitantes en Madrid es ligeramente inferior a la media del Estado; el volumen de asuntos ingresados en la Comunidad de Madrid por magistrado es superior y la tasa de resolución en la región es ligeramente superior a la media del Estado. "Es preciso superar, ante todo, el índice de pendencia que soportan nuestros órganos judiciales y, una vez conseguido ese objetivo, acomodar las estructuras al volumen de demanda", ha explicado el presidente del TSJM.

Los órganos judiciales de la Comunidad de Madrid recibieron en el año 2018 un total de 836.684 asuntos, la séptima parte del número de asuntos ingresados en el conjunto del Estado el mismo año, lo que supone un incremento del 3,8 por ciento con respecto al año anterior.

La jurisdicción penal ha sido, un año más, la que mayor proporción de asuntos asume (412.000), seguida de la jurisdicción civil (328.000), de la jurisdicción social (64.000) y la jurisdicción contencioso-administrativa, con 31.000 asuntos nuevos.

En la Comunidad de Madrid, el conjunto de jueces y magistrados (736) logró la resolución de un número de causas similar al de la entrada, pese a lo cual hay una pendencia "lastrada" que no permite ofrecer unos tiempos de respuesta "deseables", ha resaltado Rodríguez Padrón. Mientras no se aborden reformas estructurales del sistema, es "absolutamente apremiante" el incremento de la planta judicial, ha afirmado.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha explicado que, en situaciones de crisis como la que se ha vivido en España en los últimos años, el repunte de los índices de litigiosidad es una consecuencia "ineludible".

Ha agregado que la solución última de los conflictos ante los tribunales de justicia provoca un efecto reflejo que acarrea un exceso adicional que se acumula a la ya desproporcionada situación estructural.

Cláusulas suelo

En la región de Madrid, hay una acumulación de determinados tipos de asuntos que integran una nueva forma de litigiosidad, la litigiosidad en masa, que genera realidades para las que los esquemas procesales no estaban concebidos. En concreto, se ha referido a las denominadas "cláusulas suelo", las propias del tráfico aéreo o determinados asuntos de naturaleza contencioso-administrativa que por razón de la capitalidad se tramitan en los órganos judiciales de Madrid.

Rodríguez Padrón ha subrayado que resulta "imprescindible" abordar "sin más demora" las reformas legislativas que permitan agilizar -sin merma del derecho de defensa- la tramitación y resolución de estas nuevas formas de litigio para garantizar una tutela efectiva en el marco de un proceso sin dilaciones indebidas.

Ha reconocido el avance que ha habido en los últimos tiempos en las infraestructuras judiciales, que, dentro de las competencias de la Administración autonómica, "debe verse acompasado por el progreso en el área de la modernización tecnológica con el fin de mejorar los medios técnicos instrumentales en la resolución de conflictos".

Cataluña

En su intervención, Rodríguez Padrón ha destacado que "la fuerza de la ley no admite ningún desafío" en alusión al conflicto secesionista catalán tras las detenciones de los nueve miembros de los CDR y con la sentencia de procés en un horizonte muy próximo.Ha recalcado que "la función judicial en una verdadera democracia cobra especial relevancia cuando se abordan los más graves ataques que pueda sufrir el orden constitucional". Y sin mencionar el conflicto catalán ha apuntado que "en nuestra reciente historia, tenemos ejemplos significativos".