Los presos del procés salen de la cárcel y disfrutan ya de su primer fin de semana en semi-libertad

Los presos del procés salen de la cárcel y disfrutan ya de su primer fin de semana en semi-libertad

Los presos del procés disfrutan ya de su primer fin de semana en semi-libertad. A primera hora de este viernes han salido de las cárceles en las que cumplen condena por el 1 de octubre. El Gobierno catalán les ha concedido el tercer grado. La Fiscalía ya ha anunciado que lo recurrirá, por lo que la última palabra la tendrá el Tribunal Supremo. De momento, los condenados sólo tienen que volver a la cárcel a dormir.

Dormirán 4 días semanales en la cárcel

Los líderes independentistas presos dormirán cuatro días a la semana en la cárcel y tres en su casa, a partir de mañana, según han acordado las juntas de tratamiento de los centros penitenciarios una vez la Generalitat les ha concedido la semilibertad.

Según ha informado la Secretaría de Medidas Penales de la Generalitat, las juntas de las cárceles de Lledoners, Wad Ras y Puig de les Basses han decidido aplicar a los nueve presos del procés la modalidad de régimen abierto habitual prevista en el artículo 83 del reglamento penitenciario, con lo que solo tendrán que pernoctar en prisión, entre 8 y 11 horas diarias, normalmente de lunes a jueves.

De esa forma, el régimen de semilibertad concedido a los presos del procés se hará efectivo a partir de mañana, por lo que pasarán todo el fin de semana fuera, puesto que se trata de una medida de ejecución inmediata que solo puede ser suspendida o revocada por orden judicial.

La Fiscalía ha recurrido hasta ahora todos los permisos y medidas de flexibilización del régimen penitenciario de los presos del procés, por lo que es previsible que también lo haga en el caso del tercer grado, en el que, a diferencia de las salidas laborales y de voluntariado del 100.2, será el Tribunal Supremo el que tenga la última palabra.

El PP pide al Supremo que aclare la legalidad

El Partido Popular denunció este viernes que el tercer grado penitenciario del que disfrutarán desde hoy los políticos condenados por el ‘procès’ supone “un auténtico privilegio que quebranta el principio de igualdad” y, como consecuencia de ello, “genera una duda de legalidad ha de ser resuelta cuando antes por el Tribunal Supremo”.

Así se expresó Enrique López, consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid y secretario de Justicia y de Interior del PP, en unas declaraciones facilitadas por el partido que lidera Pablo Casado. López afirmó que “la concesión del tercer grado a los condenados por el delito de sedición que ha supuesto el mayor ataque a nuestra democracia y auténtico golpe de estado constitucional, supone un auténtico privilegio que quebranta el principio de igualdad ante la ley”.

El dirigente popular destacó este agravio, más “concretamente”, en el caso del “condenado Jordi Cuixart”.“Desde el PP queremos denunciar esta situación y poner de manifiesto, cómo unas personas que han cometido un delito, precisamente abusando del poder institucional, en este momento usan el poder institucional para poder estar en una situación penitenciaria que supone un auténtico privilegio”, describió para después advertir que “esto el PP lo va a denunciar ante las instancias que pueda”.