26 de abril, la fecha en la que España podría empezar a recuperar la normalidad

26 de abril, la fecha en la que España podría empezar a recuperar la normalidad

A partir del próximo 26 de abril España podría recuperar la normalidad, es lo que ha dicho la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Asegura que lo haremos de forma escalonada y paulatina, según los criterios que marquen los expertos.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha situado el inicio de la relajación (desescalada) del actual confinamiento a partir del próximo 26 de abril y ha advertido de que la retirada de las medidas de aislamiento se realizará en cualquier caso de forma "progresiva" y "ordenada" atendiendo a las recomendaciones que hagan los expertos tras analizar la evolución de los datos de estas dos semanas próximas.

En una entrevista en Antena 3, Montero ha evitado adelantar futuros escenarios y ha señalado que habrá una progresiva relajación de las restricciones, "de forma ordenada los ciudadanos podrán ir recuperando su vida normal, recuperando la ocupación de las calles, de las plazas, de manera muy controlada, para que no haya ningún tipo de pico no esperado de vuelta a los contagios".

La ministra ha aclarado que cuando llegue el momento el Gobierno dará "instrucciones claras para que todo el mundo sepa qué puede y qué no puede hacer".

El sábado pasado, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ya advirtió de que el estado de alarma se prolongará más allá del 26 de abril --fecha hasta la que por el momento se ha pedido la prórroga-- si bien apuntó la posibilidad de que para entonces pudieran ir levantándose algunas medidas.

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha avisado este miércoles que está terminando la fase de confinamiento total, que es "dura" pero también "la más fácil", y que ahora viene lo más "complicado" para evitar un repunte del coronavirus. Lo ha hecho en la rueda de prensa telemática diaria tras la reunión del Comité Técnico de Seguimiento del Coronavirus, en la que ha celebrado que se hayan ido "quemando etapas" en la evolución de la pandemia y llegando a los objetivos propuestos. "Estamos ya bajando, hemos conseguido, al menos por ahora, que las ucis no hayan colapsado", así como que los pacientes hospitalizados y graves, si bien no se han reducido como les "hubiera gustado", hayan podido ser asumidos por el sistema sanitario.

Ha llegado el momento de ir empezando a pensar en una nueva etapa para la gente, que va a ir recuperando sus actividades poco a poco. Pero también la más difícil para las autoridades, porque "va a ser más complicado el conseguir que mantenga la tensión y las normas de distanciamiento adecuadas". "Tenemos que ser mucho mas conscientes de cada uno de nuestros actos en esta segunda fase para evitar un repunte de la epidemia" y, sobre todo, impedir que nuestro sistema sanitario vuelva a estar bajo la presión de estos "días pasados".

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado, durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso de lo Diputados, que "la epidemia está en fase de estabilización y el objetivo ahora es lograr la ralentización, pero estamos en un momento duro, a pesar de que estemos ya pensando, estudiando y evaluando escenarios de desescalado, pero seguimos teniendo un número de fallecidos que nos hieren cada día", ha apostillado Illa.

Durante su intervención inicial en la Cámara Baja, el ministro ha reconocido que se ha producido un aumento del 5 por ciento en la tasa de fallecidos por coronavirus, 757 muertos más en 24 horas, si bien ha insistido en que hay un "aplanamiento" y "estabilización" de la curva de incidencia. "No hay datos buenos cuando hablamos de personas fallecidas. Los datos, por tanto, nos confirman la estabilización de la curva, su aplanamiento. Hemos alcanzado el primer objetivo de llegar al pico de la curva y ya estamos en la fase de ralentización", ha recalcado.

En este sentido, el ministro de Sanidad ha explicado que las medidas que en el futuro se implanten para desescalar la curva se van a hacer conforme a los criterios sanitarios, salud pública y "velando siempre" por el conjunto de los ciudadanos. "Hay un efecto para la salud pública que los niños estén muchas semanas en casa, por lo que hay que ponderar todas las opciones. Tenemos que ver si se pueden permitir algunas cosas, pero no hay nada decidido y en ningún caso queremos trasladar que esto se ha acabado, porque no se ha acabado y estamos todavía en la fase dura", ha zanjado.

España es el primer país de Europa ya en número de contagios, superamos a Italia, y seguimos creciendo una media de entre 5 y 6.000 infectados diarios.