Empieza a tramitarse la norma que regula los VTC en Madrid, que se cerrará tras el 26-M

Empieza a tramitarse la norma que regula los VTC en Madrid, que se cerrará tras el 26-M

El Gobierno de Manuela Carmena ha aprobado este jueves de forma inicial la ordenanza que regulará en Madrid los vehículos de arrendamiento con conductor (VTC), una normativa que dependerá del Ayuntamiento de la capital que salga de las urnas del 26-M y que en su redacción actual limita la jornada a 16 horas y dos días de descanso, como en el caso del taxi.

Esta nueva ordenanza, que ahora se somete a un periodo de un mes de alegaciones públicas y que deberá regular el siguiente Ejecutivo, limita la circulación en vacío de estos vehículos en función de cómo de contaminantes sean, crea un registro de los que pueden circular por la capital y les impide estacionar a menos de cien metros de los nodos de transporte.

Hasta ahora, los VTC pueden circular 24 horas cada día de la semana, por lo que la entrada en vigor de esta norma supondría una reducción del servicio.

El director general de Gestión y Vigilancia de la Circulación de la capital, Francisco José López Carmona, ha presentado el borrador de la nueva normativa en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, acompañado por la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés y por la portavoz municipal Rita Maestre.

Cada VTC hace de media 174 kilómetros cada día en la capital

El Gobierno municipal explica que cada VTC hace de media 174 kilómetros cada día en la capital, suponen el 12% del tráfico que accede a Madrid Central y en el interior de la M-30 son el 4% de los vehículos, lo que supone "afección al tráfico" y emisiones contaminantes, porque la mayoría son diésel y solo el 30% son eco o cero emisiones frente al 50% de los taxis, que ruedan 220 km cada jornada.

Además de fijar la misma jornada máxima que la que tienen los taxis, el Ayuntamiento pretende que las aplicaciones móviles para reservar este tipo de servicios no permitan fijar como punto de recogida ni de llegada los carriles bus, porque está prohibido y se hace de forma ilegal.

Y limita en función de la etiqueta ambiental los viajes en vacío, que no se justifican en el casos de los VTC, que solo funcionan con precontratación y no se pueden parar por la calle.

Así, los que no tienen distintivo de la DGT por ser los más contaminantes solo podrán circular sin pasajero un 25% de sus trayectos, un porcentaje que sube al 35% en los que tengan pegatina B y a un 50% en los de etiqueta C, mientras que los ECO tendrán permitido circular un 65 % de sus kilómetros sin viajeros.

En la Comunidad de Madrid existen 7.300 licencias VTC

En la Comunidad de Madrid existen 7.300 licencias VTC, a las que se unen los vehículos que provienen de otras autonomías y que pueden hacer en Madrid un 20 % de sus trayectos y, ante la diferente situación legislativa -en la región madrileña no hay regulación y en Cataluña sí- el Consistorio ha detectado un incremento de estos vehículos.

"Desde el punto de vista del tráfico, ocupación del viario (...) tanto el otorgamiento las nuevas autorizaciones como la presencia que está detectada de autorizaciones de otras comunidades autónomas a veces de una manera no conforme a la normativa, son elementos que efectivamente se están detectando", ha explicado López Carmona.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de VTC