Cómo protegerse en el transporte público para evitar el contagio

Cómo protegerse en el transporte público para evitar el contagio

Una persona puede contraer COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala.

Según indica el Ministerio de Sanidad, el empleo de mascarillas ayuda a prevenir la transmisión del virus si las llevan las personas que están enfermas.

El ministro Salvador Illa ha recordado este sábado que se recomienda usar el transporte privado, coche o bici, para ir a los lugares de trabajo. Aunque en metro se puede viajar siempre que se cumpla con la distancia mínima entre personas, lo recomendable es más de dos metros.

Si toses o estornudas, hazlo sobre el codo flexionado y es importante que tires los pañuelos desechables.

Las manos tocan muchas superficies que pueden estar contaminadas con el virus. Evita el contacto con esas superficies como pasamanos, reposabrazos o barras de sujeción. Si se toca los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas, puedes transferir el virus de la superficie a ti mismo.

La Comunidad de Madrid teme aglomeraciones en el transporte ante el anuncio del reparto de mascarillas

No te toques los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan la transmisión del coronavirus. No comas ni bebas cuando uses el transporte público.

Es fundamental lavarte las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

Si tienes algún síntoma aunque sea leve, no salgas de casa.