"Observar la vejez es como intentar ver crecer la hierba"

“La vida a ratos” de Juan José Millás lleva una semana en las librerías y al parecer "con buena fortuna porque los editores me dicen que va muy bien", nos comenta el autor.

Se trata de una novela en forma de diario que narra la vida de un personaje que se llama Juan José Millás y que está a punto de cumplir los 67 años. En su libro, Millas personaje se muestra tan libre, tan neurótico, divertido, brillante, irónico e hipocondríaco como solo nos mostramos cuando nadie nos ve.

"Una de las grandes contradicciones que uno tiene que resolver cuando se hace mayor es que la impresión mía, interna, es la de un muchacho", asegura, para concluir "observar la vejez es como intentar ver crecer la hierba".

Lo confiesa en una conversación chispeante y divertida con Nieves Herrero, en la que salta de la literatura, a los dentistas, al DNI, o a la figura de las madres, con la misma facilidad que cambia de planes: "De adolescente quería hacerme psicópata pero no tuve talento". Por eso dice desembocó en la lectura. "Leer es una de las mayores loterías que te pueden caer en la vida".