La obesidad es el segundo factor de riesgo determinante del coronavirus

El 80% de los pacientes graves por coronavirus tenían obesidad y precisaron intubación o fallecieron. Lo que dice un estudio de la Asociación Española de Obesidad es que es un factor de riesgo tanto para jóvenes como para mayores.

Yaiza Dueñas, farmacéutica y responsable de las unidades de nutrición y genética de las clínicas Cres, asegura que el factor más importante a la hora de 'marcar' una hospitalización por coronavirus es la edad, pero se conoce que el segundo factor más importante es la obesidad. "Existen evidencias científicas que dice que el exceso de grasa aumenta el riesgo de hospitalización por coronavirus y empeora el pronóstico en menores de 65 años".

El exceso de grasa empeora el pronóstico en el caso del coronavirus

La obesidad es una enfermedad, que se caracteriza por producir una inflamación crónica y sistémica, y que no solo influye en el pronóstico del coronavirus. Puede predisponer para desarrollar otras enfermedades como la diabetes, la hipertensión o las enfermedades cardiovasculares, que también son enfermedades de riesgo que empeoran el pronóstico en el caso del coronavirus.

La grasa abdominal es sin duda la más peligrosa. El receptor que interactúa con el coronavirus para entrar en el organismo, se ha demostrado que se encuentra más en la grasa visceral que en los pulmones.

El confinamiento y el aumento de peso

Cada persona ha engordado entre uno y tres kilos durante el confinamiento, bien por culpa del sedentarismo o bien porque hemos realizado más recetas de repostería que han podido influir en que ganemos más peso. Pero Yaiza Dueñas nos avisa: "Una dieta mediterránea no es adecuada para todas las personas. Cada persona debe tratarse de forma individual".

Se calcula que cada persona ha engordado entre 1 y 3 kilos durante el confinamiento

Hay distintas estrategias para perder la grasa abdominal. Una de ellas pasa por un estudio genético. "Hemos desarrollado un test genético y a partir de ahí, establecemos una dieta personalizada. No solo conseguimos una pérdida de peso, sino que además conseguimos una salud digestiva óptima, que está muy relacionado con el sistema inmune".

Los test genéticos se pueden realizar a cualquier edad. La farmacéutica nos recuerda que la obesidad en niños es muy preocupante, porque desde un inicio, se pueden predisponer a estas enfermedades como la hipertensión o la diabetes desde muy pequeños. "Estos test llevan a una educación nutricional para que el paciente aprenda a comer para toda su vida".