Pepu Hernández, del BA-LON-CES-TO a la PO-LI-TI-CA

Pepu Hernández
Pepu Hernández

José Vicente Pepu Hernández (Madrid, 11-02-1958) cambia el BA-LON-CES-TO por la política con el objetivo de ser el alcalde de la capital de España, donde nació hace 60 años.

Pepu, tras lograr el mayor logro del baloncesto español, el oro en el Mundial de Japón en 2006, tomó el micrófono en la Plaza de Castilla y acuñó unas palabras para la historia: "Os voy a decir una palabra. Y escuchadla bien, porque va a ser una palabra muy importante: BA-LON-CES-TO". Trece años después, el exseleccionador español quiere dirigirse a todos los madrileños, pero de otra manera, desde la política.

Estudiante de periodismo

Pepu cursó estudios en el Instituto Ramiro de Maeztu y jugó en la cantera del Estudiantes. También, disputó torneos sociales del Real Madrid, club del que fue socio en su infancia.

Durante tres años cursó estudios de Periodismo, aunque sólo aprobó algunas asignaturas y al final los abandonó para dedicarse por completo al baloncesto. En el verano de 1977 realizó prácticas en la Cadena SER y colaboró en el programa Carrusel y en el de información deportiva del mediodía. Está casado con Belén Cebrián García y tienen tres hijas: Celia y las gemelas Claudia y Candela.

Siempre ligado al 'Estu'

La carrera de Pepu siempre ha estado ligada al Estudiantes. Desde muy pequeño comenzó a dirigir equipos en las categorías inferiores estudiantiles para pasar a ser el ayudante de Miguel Ángel Martín durante cinco temporadas, hasta que dio el salto al frente del primer equipo en la campaña 1994-95.

Con él al frente, el cuadro estudiantil fue campeón de la Copa del Rey en 2000, subcampeón de la Liga ACB en la campaña 2003-2004 y subcampeón de la Copa Korac en la temporada 1998-1999. En la temporada 2003-2004 fue elegido mejor entrenador de la liga nacional. El preparador madrileño ha dirigido cerca de 500 partidos.

Comprometido y solidario

Después fue seleccionador nacional entre 2005 y 2008. Tras dejar la selección pasó a entrenar al Joventut de Badalona en la temporada 2010-2011, y a la siguiente regresó al banquillo del Estudiantes. En marzo de 2012 acordó con el club madrileño la rescisión de su contrato, cuando el equipo era penúltimo de la tabla con sólo seis victorias en 22 encuentros.

Pepu siempre ha sido una persona "comprometida" y "solidaria" con todo tipo de causas sociales. Sin embargo, pocas son las manifestaciones políticas que ha realizado en su carrera como técnico, algo bastante habitual en el mundo del deporte.