Buzos de la Guardia Civil buscan en el río Guadarrama a la mujer desaparecida en Boadilla

3piedad_20101229V0.wmv

Casi 100 agentes de la Guardia Civil buscan en los márgenes del río Guadarrama a su paso por Boadilla a María Piedad, la mujer desaparecida hace unos días en la localidad después de que su ex pareja se ofreciera a acompañarla a casa tras una cena de empresa. Telemadrid ha hablado con los padres de María Piedad, que quieren aferrarse a una esperanza que prácticamente ha desaparecido.

A pie de teléfono a a la espera de noticias. Asi se mantienen desde hace 17 días los padres de Maria Piedad que viven una auténtica pesadilla. El padre, Ricargo García lo confiesa: "Imagíneselo. Estamos destrozados, no sabemos nada".

Fuentes de la investigación han relatado que la búsqueda se está realizando por parte 100 efectivos, en un área de más de 20 kilómetros cuadrados, comprendida entre Brunete, Boadilla y Villaviciosa de Odón.

Estas fuentes han relatado que los buzos de la Guardia Civil están peinando los márgenes del río para localizar a la mujer, mientras que sus compañeros buscan a pie, en motos y vehículos todoterreno.

Los efectivos buscan en esta zona "siguiendo las pistas que hay" ya que la ex pareja de la mujer conocía la zona de "primera mano" y a raíz de la "triangulación de los móviles".

María Piedad García Revuelta fue vista por última vez la madrugada del 12 de diciembre en Boadilla del Monte después de que acudiera a una cena y un karaoke con sus compañeros de empresa y su ex pareja se ofreciera a llevarla a casa.

Los familiares de María, de 32 años y vecina de Boadilla, denunciaron su desaparición al día siguiente y desde entonces la Guardia Civil mantiene un operativo para localizarla en el que participan helicópteros, guías caninos, especialistas de subsuelo, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) del instituto armado, voluntarios de Protección Civil y vecinos de Boadilla y de otros municipios.

"La esperanza es lo último que se pierde", asegura el padre de Maria Piedad, mientras que Pilar, una tía suya sostiene más pruedente que "mantienen la esperanza de que hoy se resuelva algo".

El hallazgo del coche de su ex novio, Javier Sánchez-Toledo, de 38 años, y del cuerpo sin vida de éste, que fue encontrado ahorcado por unos ciclistas tres días más tarde en un poste eléctrico en un paraje de San Lorenzo de El Escorial, no han arrojado ninguna pista.

De aparecer sin vida y si se confirma que ha muerto a manos de su ex pareja, María se convertiría en la víctima mortal número 7 de la violencia machista en la Comunidad de Madrid en 2010, dos más que el año anterior.