La Asamblea de Madrid reprueba al consejero de Educación por el máster de Cifuentes

La Asamblea de Madrid reprueba al consejero de Educación por el máster de Cifuentes

El pleno de la Asamblea de Madrid ha reprobado hoy la actuación política del consejero de Educación, Rafael Van Grieken, en la "crisis institucional" abierta en la Comunidad por las irregularidades del máster de Cristina Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos y ha pedido su cese o dimisión.

Su reprobación parte de una proposición no de ley de Podemos, una iniciativa que por su naturaleza no tiene carácter vinculante y que ha contado con los votos a favor de todos los grupos de la oposición y el voto en contra del PP.

Van Grieken se ha convertido así en el tercer consejero reprobado en la Asamblea en esta legislatura tras el que fuera responsable de Políticas Sociales Carlos Izquierdo (ahora titular de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio) y el exconsejero de Sanidad Jesús Sánchez Martos, que acabó dimitiendo.

El diputado de Podemos Eduardo Fernández Rubiño ha acusado a Van Grieken de haber "dado la espalda a sus deberes" como consejero "para defender a la persona que lo colocó en el puesto", en referencia a Cifuentes. "Ha actuado como colaborador necesario de esa huida hacia adelante suicida en la que Cifuentes se embarcó y que le ha costado la Presidencia", ha añadido.

En su intervención en el pleno ha comentado que el acta "falsificada" que exhibió Cifuentes "nunca habría llegado a manos" de la ya expresidenta sin la "intervención" de Van Grieken. Al respecto, ha recordado que la profesora de la Universidad Rey Juan Carlos Cecilia Rosado declaró ante la magistrada que investiga el caso que María Teresa Feito, asesora del consejero, la amenazó diciendo "arreglad esto o la presidenta os mata".

El parlamentario también ha criticado al consejero por haber "incumplido todos y cada uno de los compromisos que tenía con la comunidad educativa" y ha citado la "falta vergonzosa de infraestructuras" y su "incapacidad" para lograr un "pacto", entre otros asuntos.

En la misma línea, la diputada de Ciudadanos María Teresa de la Iglesia ha acusado al consejero de no haber hecho "nada" para evitar que las universidades otorguen "títulos de máster que no se cursan" y ha calificado de "turbia" su gestión sobre el caso de Cifuentes. "Su modelo es un modelo de universidad en el que brilla por su ausencia la excelencia, la equidad y sobre todo la transparencia y es un modelo al que le sobra politización", ha apuntado.

Además, le ha reprochado su "deficiente gestión" en otros asuntos como la escolarización de alumnos con necesidades especiales, las infraestructuras educativas y la implantación de la Ley de gratuidad de libros de texto.

El diputado del PSOE-M Juan José Moreno también ha criticado al consejero por su "incumplimiento" en sus compromisos educativos y de haber "cruzado todas las líneas" con su comportamiento en el caso de Cifuentes. En este punto, ha dicho que todos los lugares donde se tomaron decisiones han estado "contaminados por sombra del consejero".

"No sólo no se ha puesto del lado de la comunidad educativa, sino vergonzosamente en contra por motivos partidistas para salvar la cabeza de su mentora y otros dirigentes institucionales", ha sostenido.

La diputada del PP Gádor Ongil ha dicho que en su grupo están "muy orgullosos" con el trabajo del consejero de Educación y ha asegurado que seguirán defendiéndolo pese a haber sido reprobado por "el tripartito de la oposición". "Esta reprobación no puede ser más injusta, más falsa, más demagoga ni más grosera", ha dicho la parlamentaria, que ha reprochado al representante de Podemos su "lenguaje" durante su intervención, acusando al consejero de utilizar "métodos matoniles" cuando saltó la polémica del máster de Cifuentes.

VAN GRIEKEN: "TENGO LA CONCIENCIA MUY TRANQUILA"

El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Rafael Van Grieken, ha criticado que su reprobación por la gestión de la crisis del máster de la expresidenta Cristina Cifuentes, que la oposición ha sacado adelante en el Pleno de la Asamblea, solo busca el "desgaste" político y ha defendido que no ha presionado "absolutamente nada" a la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) y que tiene "la conciencia muy tranquila".

En declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos de la Cámara regional, Van Grieken ha manifestado que "respeta" la iniciativa aprobada con los votos del "tripartito de la oposición" pero cree que "no hay razones objetivas" para ella.

El consejero regional ha recordado que todo lo relacionado con el máster de la exdirigente se está investigando y por ello no emitirá ninguna opinión al respecto. "Confío en la autonomía de las universidades para tomar sus decisiones y desde luego esperaré a ver cuáles son las conclusiones", ha dicho. Van Grieken ha sostenido que en cuando estalló la polémica hizo unas declaraciones basándose en la información que tenía, la "versión" de Cifuentes, la cual él sigue creyendo, "igual que lo hace el presidente Garrido", hasta que no se demuestre lo contrario. Así, ha incidido en que hizo una defensa de un problema que se planteó con una alumna de la URJC que era la presidenta de la Comunidad por lo que la cuestión se tornó en una cuestión institucional. "Yo tenía que tener la información necesaria para tratar de solventar una necesidad de información que había y que afectaba al Gobierno", ha dicho.

El consejero autonómico ha recordado que pese a la posición de la Asamblea es el presidente de la Comunidad, Angel Garrido, el que lo ha nombrado y el que acaba de darle "su confianza", tras la remodelación del Gobierno.

En cuanto al resto de su política, ha defendido que la ley de gratuidad de libros de texto no se puede poner en marcha este curso porque "se forzaría" a los directores a contratar por encima de los 15.000 euros, límite de la ley de contratos, así como han construido centros escolares, aumentado las plantillas, convocado oposiciones, puesto en marcha un plan de mejora de la convivencia y contra el acoso escolar, disminuido las tasas y aumentado la financiación de las universidades. "Lo que voy a hacer es seguir trabajando si cabe con mayor esfuerzo y con mayor tino, intentando cumplir con el programa del PP que es el que sigue este Gobierno. Esa es mi obligación y así seguiré hasta que el presidente quiera que esté en este sitio tan privilegiado para trabajar por la Educación", ha dicho.

GARRIDO DEFENDÍA LA LABOR DE SU CONSEJERO

"Se va convirtiendo casi en una norma que cada X tiempo la oposición intente reprobar a un consejero", ha declarado Garrido a los medios en los pasillos de la Asamblea. En su opinión, "no hay ninguna razón objetiva para reprobar" al consejero de Educación, del que ha destacado entre otros asuntos que "ha conseguido mejores y más bajas tasas universitarias", "nuevos profesores en la Comunidad de Madrid" y "un protocolo contra el acoso escolar que ha dado su resultado".

"Estamos ante uno de los mejores consejeros que ha tenido la Educación de Madrid, por tanto es un tema absolutamente político que nada tiene que ver con su buena o mala gestión, que insisto ha sido buena", ha apuntado.